.
RSS Facebook Twitter YouTube

lunes, 30 de noviembre de 2009

El Escuadrón de la Muerte en Chimbote



Tres balazos en la cabeza y dos en el corazón. Así fue como mató el misterioso Escuadrón de la Muerte el domingo 29 de noviembre al principal microcomercializador de droga del pueblo joven Dos de Mayo, Pedro Laveriano Castro (34) alias “chato pedro”.
Aunque no se sepa a ciencia cierta sobre la existencia de determinado grupo, la vox populi corrobora que este grupo organizado tiene por objetivo exterminar a los delincuentes más conocidos del puerto, y prueba de ello son nueve casos similares más, que por falta de acceso a los medios desconozco sus nombres (a ver si alguien me da una ayudadita y me dice quienes fueron los demás desdichados).
Este fenómeno no es nuevo en nuestra ciudad, en todo el Perú están operando escuadrones de la muerte de manera asolpada donde la policía sostiene que todo asesinato fue por ajuste de cuentas. Sin embargo, puede que los mismos policías u otras personas afines se hayan organizado para exterminar a estos facinerosos a causa de la ineficiencia e ineptitud de la justicia pública. ¿Es acaso este panorama una película donde los superhéroes tienen que castigar a los chicos malos como en ciudad Gótica o Smallville para desatarse de la pésima e ineficiente administración de la justicia pública?
La justicia peruana, como la totalidad nacional me podrá dar la razón, da asco, pues parece una selva dónde el que tiene más dinero e influencia es por lo general el ganador; si a esto le sumamos la corrupción de los jueces y la tirada de dedo a sus amenazadas familias, es preferible hacer justicia por las propias manos y asesinar a los malhechores con un antifaz como Batman y El Zorro.
Operación Fishland

jueves, 26 de noviembre de 2009

Corazón de Mar


Pienso en lugares hermosos
y no puedo dejar de recordar
la Isla Blanca y el mar glamoroso
con su amistad para nunca olvidar.

Llegan lanchas del horizonte
y pescadores felices al reencontrarse
con la bahía de mi Chimbote
buena razón para alegrarse

Con su mar verde esmeralda
atracción de peces y algas
puerto que a nadie da la espalda
te llevo por siempre junto a mi alma.

Y si mi trabajo fuera toda la vida
aquí en Chimbote quisiera vivir

y cruzar siempre toda avenida

para tus olas poder oír.



Jorge Robles Cordero

lunes, 23 de noviembre de 2009

El Santo Pagano. 4to episodio: Morder la manzana











"es que tú...tú me atraes" "ah??? yo qué" "tú me atraes!!!"

Llega el aburrido domingo, los ojos de Carlos Arturo adormilados, confundidos y evocadores se preparan para ver las dos de la tarde. "Carlos Arturo, todos los domingos es lo mismo contigo, baja para almorzar, ya es tarde y recién te levantas." Alzaba la voz una abuela histérica y compulsiva. De la otra trinchera se escucha la triste voz del trasnochador que derrotado responde "Ya voy".
Después de almorzar, puso frente suyo el ordenador, hizo una serie de tecleos y clickeos desordenados y de un momento a otro empiezan a emerger decenas de pantallitas: "La gatita sexy :) acaba de iniciar sesión", "el pájaro loco :D acaba de iniciar sesión", "joshe hablaos XD acaba de iniciar sesión", "El tiempo pasa una sola vez el tiempo vale más que el dinero" acaba de iniciar sesión, ":) TE AMO LUIS :) acaba de iniciar sesión", "Game Over acaba de iniciar sesión".

***

Carlo Arturo, el Megalómano dice:
Estaba demasiado nervioso durante todo el camino, pero en ese momento se me disolvieron de a porrazo y con la mejor de todas mis naturalidades...le dije "Carmen está en Tingo María"
y le empecé a hacer la conversa...
Game Over dice:
me pareció muy literario, cuando dijiste
Yo le dije con la mejor de todas mis naturalidades
... Yo le dije está en Tingo Maríaaaaa!!!!!!!!!
Tingo Maríaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!
Bueno esa frase la apuntare
Para algun libro mío
Carlos Arturo, el Megalómano dice:
Jajajajaja
Jajajajajaja
Game Over dice:
Mi flaca esta en Tingo María
Carlos Arturo, el Megalómano dice:
ah pucha...
Game Over dice:
y yo me divierto con otras perras...
xq mi flaca esta en Tingo María
Carlos Arturo, el Megalómano dice:
Jajajajajaja, que cruel eres tío con tus calificativos, no eran perras XD
Game Over
sólo es una metáfora lo de perras, además es para mi libro, no para el tuyo
bueno volviendo a la realidad
¿te tiraste a la modelo? 

viernes, 20 de noviembre de 2009

El Santo Pagano. 3er episodio: La templada y el nervioso



"Y así entre los ojitos brillosos de Nanda y la confusión preocupada de Carlos Arturo, sus cuerpos se pegaron más y más, hasta que…"




“No encontré a nadie, Nanda, bueno, vamos a bailar.” Carlos Arturo después de todo no se hizo tantas bolas, trató de comportarse de la mejor manera y dejar de martirizarse con el recuerdo de su espesa enamorada, a las finales ella estaba en Tingo María divirtiéndose Dios sabe con quién y haciendo qué. 
Era evidente que había una conexión entre ambos: las luces multicolores, el ambiente cerrado, el ruido del dj reggaetonero, el calor congestionado, los adolescentes que se sobaban unos a otros, los únicos emos que bailaban a más no poder , toda una turva de género diferente que no estaba ahí sino sólo para divertirse y dejarse llevar. Nuestro amigo Carloncho había puesto sus parámetros en mente “No chape, no chape-pensaba” pero a la vez su bestia erótica reprimida empezaba a cosquillear en su encendido cerebro “uy, que buena que estás Fernandita, uy, qué labios tan dulces, uy, qué piernas, uy qué tal, uy, eso baja, baja sigue bajando…” y otra vez “no, no, no pasa nada, no pasa nada con ella, es sólo mi amiga. Pero qué buena que estás.” Y así entre los ojitos brillosos de Nanda y la confusión preocupada de Carlos Arturo, sus cuerpos se pegaron más y más, hasta que…
“Fernanda, ¿tú crees que hayan llegado los demás?, vamos a buscar al resto.” Entre los calores ruidosos de la gente, Nanda algo fastidiada le pudo entender, y salieron del apretado Mantra a la salsera Habana. Caminaban de lo más suelto en los alrededores de la otra disco cuando de pronto sintió que un brazo se encrucijaba al suyo mientras tenía las manos puestas al bolsillo. “Tamare, y si alguien me ve” Sólo eso le importaba ahora pero aún así con todas y todas trató de disimular con una exageración hiperbólica haciéndose el que estaba buscando a alguien y hacer parecer que no era su pareja.
“Pukcha” Carlos Arturo dijo entre dientes mientras hacía un saludo a lo lejos al celoso primo de Carmencita que se encontraba libando en la barra como lo hacía todos los fines de semana. La ansiedad le invadía los ánimos y una y más burbujas jodía su acelerado corazón. Inquietado en todo momento se convencía: “sólo estoy con una amiga, qué le puede decir, sólo es su primo, además él es un pendejo.” Mientras así pensaba y mientras así caminaba sintió que alguien por detrás le tocó con la yema de los dedos para llamarlo. Carlos Arturo dio un giro nervioso y se encontró con la MEJOR AMIGA de Carmen. “Hola Carlos Arturo ¿y Carmen?"

Glosario:
No chape, no chape: No beso, no beso.
Pendejo: Dícese de las personas astutas que utilizan esta cualidad para lo negativo. En este caso para ser un warro. 
Pukcha: Enajenación de pucha.
Tamare: Abreviatura de puta mare.

El Santo Pagano. 2do episodio: Mejor warro que santo



“Ay, que chévere, uyyy, tiene que pasar algo con él, está bueno, y no es un warro, es un santo. Tiene que estar conmigo. La vamos a pasar bien” “Tú, dirás. Yo voy a estar de violinista. Ay, ojalá vaya su primo, que tampoco parece warro.”



Se hizo el sábado y Carlos Arturo había de recordar aquella noche dudosa del día anterior en que Carmencita le habló por celular de una manera indiferente y a duras penas cariñosa por compromiso. Trató de olvidar todo y se empezó a imaginar la juerga de la noche bailando como hace tiempo no lo había hecho. Su mente llena de santos y paganos guerreaba por una violenta venganza merecida. “Trrrrrrr, trrrrrrrrr.” Una cosa abultada se movía dentro de su pantalón; no, no era su cosa sino otra cosa, su celular que vibraba.
“Aló.” “Hola Carlos Arturo esta noche vamos a salir con Fernanda, mi hermana y otros amigos, ¿está bien?” “Ya, chévere ¿cuántos serán más o menos?” “Varios, como diez creo.” “Perfecto Maju, la hacemos entonces, ¿ah?” “Claro pues amigo, pero sí vas ¿no?, no vayas a ser falla.” “No, nica, no te preocupes, yo voy de frente con mi gente a Habana” “Ya chao Carlitos, nos vemos entonces, cuidate” “Chao Majucita, besos”.
Maju, una chica de apenas quince años que tiene la apariencia de ser una diablita de veinte; suele hacer de anfitriona en Chimbote, de la misma manera que su hermana, y lo hace el mayor número de veces a la semana dado que con ese dinerito solventa sus estudios secundarios. Quería hacerle el pase con la piernoncita de Fernanda, otra anfitriona pequeña de sólo dieciséis años, pero vaya que no parece así. “Maju, ya le dijiste a Carlos Arturo ¿no?” “Sí Nanda ya le dije” “Ay, que chévere, uyyy, tiene que pasar algo con él, está bueno, y no es un warro, es un santo. Tiene que estar conmigo. La vamos a pasar bien” “Tú, dirás. Yo voy a estar de violinista. Ay, ojalá vaya su primo, que tampoco parece warro” “Ay sí, ojalá porque la mayoría son unos warros que paran con una y otra, perros. Y cómo será su primo, tanto hablas de él…” Entre estas y otras parloteadas se dispusieron a conversar las mejores amigas de juergas y bacilonerías.
Nuestro conturbado amigo conocía las intenciones de Fernanda, le parecía una chica muy linda y atractiva, pero él convencido estaba que sólo iba a serle esquivo ya que quería demasiado a su irritable enamorada como para serle infiel. Tenía todas las intenciones de divertirse y olvidarse del problema de la frialdad del día anterior y discusión del trasanterior que había tenido con ella, ahora en el pecador congreso de Tingo María.
Llegada la noche, nuestro amigo buscó lo mejor que pudo de entre sus figuretis y olvidadas prendas. Una camisa negra y brillosa con rayas cremas y rojas verticales, un pantalón jean negro al cuete, un par de zapatos brunos de cuero y su inconfundible perfume discotequero Ohm. Patas a la calle, llamó a sus rutinarios amigos del barrio, pero todos ellos estaban “no disponibles”.
“Puta mare, ¿y ahora?” Sólo conocía a Fernanda, Maju y su hermana, no sabía de los otros que estarían ahí. “Me voy a paltear…al diablo, voy solo, que mierda a las finales…”
Así pensaba mientras caminaba dirigiéndose a la prostituida Av. Pardo por maricones, gordas y tragamonedas para chapar su colectivo que le llevaría hasta el Boulevard Sur. “Señor me deja en Habana, porfa.” Acostumbrado ya, el olor de su agradable perfume se mesclaba con los resuellos y olores chimbotanos de los otros pasajeros, daba lo mismo, él tenía su Ohm portátil tamaño bolsillo.
Llegó al Boulevard Sur donde tenía dos opciones: o entrar a Habana o entrar a Mantra “El Mantra se ha llenado de mocosos y pirañitas, mejor me voy a Habana”, así pensaba Carloncho mientras caminaba a la boletería.
“¡¡¡Carlos Arturo!!!” Una voz emocionadísima se oyó entre la cola. Era Fernanda con una amiga desconocida. Ambos se saludaron, Carlos Arturo ansioso y medio turbado, y Fernanda alegre y enamorada.
Quería huir, safarse de su lado, la insana preocupación del tonto que se mezclaba con la bulla juvenil de la discoteca hacían que se tornara cada vez más y más nervioso. No estaban ni Maju, ni su hermana ni los otros amigos, que supuestamente irían. “Ya regreso, entonces voy a buscar al resto a Habana” “Pero regresas, nosotras estaremos en Mantra.”
Intranquilo queriendo ya no regresar, caminó y buscó solo por todos los contornos de la Habana y Maju, su hermana y los demás mucho que estaban. No había nadie, sólo él y la susodicha Fernanda que le aguardaba. “Ya me ensartaron, en fin, seré un caballero.”

Glosario:
Al cuete: Apretado.
Boulevard Sur: Discoteca que tiene dos ambientes diferentes dentro: Habana y Mantra.
Chévere: Expresión de aceptación y alegría.
Falla: Incumplido. Ser falla: Ser incumplido.
Nica: Ni de loco.
Paltear: Avergonzar.
Pirañitas: Díscese de los niños y adolescentes que andan en grupos para robar.
Porfa: Abreviatura chola de por favor.
Puta mare: Diminutivo de la expresión de cólera que alude a la inocente madre.
Safarse: Escaparse.
Trrrrrrr, trrrrrrrrr: Sonido de un celular con vibrador.
Warro: Dícese de los jóvenes y adolescentes mujeriegos.

jueves, 19 de noviembre de 2009

El Santo Pagano. 1er episodio: Punto de quiebre



-...esa por qué te tiene que estar diciendo Arturito...o seaaa, o seaaa la vas a defender a ella antes que a mí.

-Sííííííí, la defenderé porque no tiene nada que ver con tus tontos celos sin fundamento, ya estoy harto.


Carlos Arturo discutió terriblemente con su enamorada aquella noche. Carmencita no podía aguantar el hecho que una de las mejores amigas de Carloncho lo haya llamado para pedirle que salga con ella y sus amigos al karaoke, donde también estaba invitada. Celos absurdos de los humanos cuando el hecho de querer se pasa de los límites a la torpe posesión, o tal vez el problema no era ese. Quizá el problema era que Carmencita se iba de viaje con su mancha universitaria a Tingo María a un chongreso de cuatro díazas y quería pasarla de lo lindo sin cargo de conciencia habiendo peleado antes con su pisado pololo.

El atacado mostrando control en todo momento resolvió por explotar en palabras ante tanto reclamo mujeril: “No puedo creer que seas tan absurda, es ilógico, sin sentido, tonto, no es justo que te pongas así con ella, con ella, ella, pucha tiene su enamorado, está muy enamorada y somos patazas, sólo me pidió para ir contigo al karaoke, dime ¿yo te doy razones para que te pongas así?” A lo que ella histriónicamente responde “jaaa, jaaa, jaaa. Tú no, pero esa por qué te tiene que estar diciendo Arturito, o seaaaa, o seaaaa la vas a defender a ella antes que a mí.” “Sííííííí, la defenderé porque no tiene nada que ver con tus tontos celos sin fundamento, ya estoy harto. Pucha no hago más que tratar de ser el mejor enamorado pero parece que eso no te contenta.” “Jaaaaa, jaaaa.” “¿Puedes dejar de hacer esos “jaaaaa’s?”

Durante todo el camino hacia la casa de Carmencita, el pobre se la pasó haciéndole entrar en razón a la pertinaz y bella niña, que ciertamente era muy dulce, tierna, jocosa y juguetona, su sola sonrisa hacía caerle muy bien a cuanto se le cruzaba, pero al parecer luego se cargaba con todo al enamorado. “No entiendo tu intención, siempre te gusta que te ruegue, que yo sea el que esté ahí, detrás, detrás pidiéndote perdón, en ningún momento te detienes a pensar en lo que haces y me haces sentir, ¿tú crees que me siento bien? ¿tú crees que para mí es bonito estar así? me hace daño Carmen”. Carmen miraba a la nada seria y molesta sin darse por vencida a las peticiones de su contrincante, mostraba una sonrisa de oreja a oreja invadida de pura ironía.

Por esos momentos un señor mal vestido y harapiento regateaba con su bolsita de caramelos a cuanto se le cruzaba en el camino, aquí y allá: “amigo, por favor, una ayudadita, son caramelitos de limón”. Entre las muchas gentes que pasaban vislumbró a lo lejos a una pareja alejada del resto muy sola en un callejón, sin pensarlo mucho sus impulsos mecánicos se dirigieron hacia una típica pareja compradora de caramelos, ocultó sus caramelos en una mochila y avanzó tan rápido como pudo hacia ellos. “Está bien Carmen, algu…” “Amigo, por favor, una ayudadita…” “Mierda, vamos.” Asustado Carlos Arturo cogió del brazo a Carmen quien muerta en nervios caminaba y se la llevó a paso veloz tan lejos como pudo.

“Iba a sacar un cuchillo, iba a sacar un cuchillo. Lo sé, lo sé” “Ay Carlos Arturo, de verdad, me muero de miedo” “No mires atrás, camina” Ambos suspendidos los ánimos de seguir martirizándose avanzaron asustados hasta donde les llevó su poca lucidez. “Carli, estoy asustada.” “Ya pasó Carmen, ya pasó, creo que el hombre sólo estaba vendiendo caramelos. Ahora vamos a tu casa." Serio y seco sin ni una palabra más sentenció nuestro amigo.

Avanzaron así sin hacer ni una sola emisión de sonido entre sus bocas hasta llegar a la casa de Carmen. “Parece ser que ya te vas, ojalá DISFRUTES el viaje estos cuatro días.” “Chao Carli, te amo, te amo, disculpa-abrazó fuerte al compadecido". “Pucha, te amo tanto -suspira Carloncho-, pero no seas así..." "Ya, ya. Olvida todo, Carli, ya pasó ¿si?" "Je, sí. Bueno, está bien, pásala de lo mejor, nos estamos comunicando okey.” “Okey mi vida, chao." "Chao.” Ambos se dan un beso acostumbrado que sabía muy diferente para cada uno de ellos esta vez.

Era jueves por la noche: Carlos Arturo recibió una llamada de sus fiesteras chimbotanas para ir a Boulevard Sur; y Carmen, muchas otras llamadas donde le prometía a sus amigos la peor de sus perdidas. Aquel término del jueves por la noche gestaría el probable corrompimiento de su inmadura relación.

Glosario:
Boulevard Sur: Discoteca de Chimbote que tiene dos ambientes bien diferenciados dentro: Habana y Mantra.
Chongreso: Dícese de los congresos universitarios que prometen fiestas y perdiciones.
Díazas: Supertalivo mal elaborado de la palabra día.
Mancha: Grupo, séquito, manada, cohorte, amigos.
Okey: Expresión chola de decir está bien.