.
RSS Facebook Twitter YouTube

miércoles, 17 de marzo de 2010

La Demostración (Capítulo III)



Me gustó tanto beber del agua de ese oscuro y profundo pozo, todos los días, durante tres veces al día. Bebí y bebí sin tregua, alimentado de esa humedad agonizante y ficticia. Tanto fue mi desenfreno que me caí en él, y ya dentro, no pude salir.
Me movía dentro del pozo húmedo de Anita bebiendo orgasmos de un lado a otro. Jadeante, alegre y mañoso, vivía y moría cada vez; hasta ser parte de un enmarañado círculo vicioso. Mi piel se llenó de agua estancada y toda mi dermis ya se empezaba a podrir con el pasar de los tiempos dentro del claustro de la rutina, los celos y la posesión. Mil veces quise huir, pero mil veces caí, al intentar trepar, en vano, esas féminas y angostas cavidades pedregosas, que rasgaron mis toscas manos hasta hacerlas sangrar.


En resumidas cuentas así fue mi relación, luego de demostrar que no era como Carlos Cacho o Beto Ortiz, incluyendo a la bandeja de la demostración mi benévola pureza.
El sexo se convirtió en desayuno, almuerzo y cena. Y no hubo necesidad de desbaratar los gastados hoteles, bastaban nuestras casas abandonadas a la desidia de nuestros progenitores, para dar apertura a nuestros bacanales campos de batalla que hacían de las suyas en el interminable matadero hogareño.
-¿Puedo verte mañana, en la mañana?-Claro, mi vida, vamos juntos a la universidad. -¿de verdad? ¡Que lindo!
-¿Puedes venir a verme después de almuerzo?-En serio.-Sí, por favor.
-Nos veremos antes de cenar.-Sí…te quiero ver esta noche.
-¿Me quieres? – te quiero, ¿y tú? – yo más. No, yo más- Ay te amo-Te amo.
-Te veo el sábado-el domingo también-no puedo dejar de verte-no, no me canso de ti-yo tampoco-te amo-yo te amo más.
Bien se dice que cuando alguien llega a nuestras vidas cubriendo parte de las expectativas, nos desparramamos en amor como una vaciada precoz. Nos ensimismamos tanto en producir un sinnúmero de romanticismo idiotista o idealista, con ese toque de  cursilería huachafa como valor agregado.

En este estado de paroxismo, el común denominador cree tener autoridad sobre sus parejitas de nido prematuro, y por ello se suelen reprochar con una y mil tonterías buscando la sin razón para decirse, entre ellos, que son malos. Que si salgo sin avisar soy malo, que si no he llamado al celular soy malo, que si me llaman al celular soy malo, que si sólo mensajeo soy malo, que si me junto con fulano soy malo, que si me bacilo con zutano soy malo, que si salgo a una fiesta soy malo, que si entro al MSN soy malo, que si tengo muchas amigas soy malo, que si no cuento mi pasado soy malo, que si me atrae la vecina soy malo, que si me hago una paja soy malo, y si no es a su nombre MÁS MALO. Y no me digan que no, eh…aunque esta es una posición algo histriónica..la gran mayoría sabe que sí…los celos rondan por aquí y por allá justificando todo con un “es que yo te amo.” Bueno, esas cositas pueden ser normales, y hasta puede haber un indicador de celos, por decirlo así, del cero al diez. Es decir, desde los más nobles, mansas palomas, hijitos de la Divina Providencia, esos que tienen pase libre a la zona vip del cielo, capaces de aguantar todos los cuernos; hasta los más radicales, esos dictadores que creen haber dado un golpe de estado sentimental en nuestras vidas para instalar su reforma cagaria, respaldados por ejércitos  de inseguridad y angurria, reproductores piratas de Otelo.

Eso, en el común denominador, lo vuelvo a repetir, dentro del universo de las personas normales. Porque Anita no pertenecía a esta escala del cero al diez. Ella salía de todos los prototipos de los diagramas de Ven. Ella era una loca de ripley.

Cuando empezó a celarme me gustó, y me gustó mucho. Por ejemplo, me sentí bien cuando de pronto se incomodaba por la presencia de mis acostumbradas amigas, y ver ese ridículo movimiento de ceja con señales de perturbación. También me sentí bacanazo, cuando inquisitiva me cuestionaba por quién llamaba al celular. Igualmente, me hizo gracia, el que no quisiera que me acerque a las muchachas agraciadas para hacerles cualquier tipo de consulta. Pero ya no fue tan gracioso cuando en la biblioteca, me mandaba a que pidiese un borrador prestado o cualquier útil escolar a los varones, y por nada del mundo a las mujeres, así estén demasiado cerca. Un día sí que me incomodé, ya parecía “mucha pendejada” como diría Lolo, pues me reprochó seria y molesta con una cara de madrastra sólo por haber sido hipnóticamente mirado por un grupo de chicas a las que no presté ni rastro de atención. Y puso otra vez esa misma cara de imitación madrastra, la vez que ingresé al salón con sus amigas. ¡sí! con sus propias amigas…¡como un demonio! como se va a poner así por sus mismísimas amigas; los huevos ya se me empezaban a poner de corbata con tanta zamarrería.

Hasta este punto, ella merecía la nota 10: era la dictatorial y absolutista gobernante que había dado el golpe de estado a mis sentimientos para meter su asquerosa reforma cagaria. Creo que muy pocos pueden llegar a este nivel de celos; sin embargo, ella era capaz, como dije, de sobrepasar el universo de los diagramas de Ven,  de aumentar más su quid, misma sayayín de Dragon Ball Z, para romper esos límites y todo esquema de normalidad. Y así, lo hizo, logró transformarse en ese monstruo capaz de celarme con cualquier moza que se atreviese a decirme un hola, se tomaba todo el tiempo del mundo para revisar insaciablemente mis redes sociales para ver quienes me comentaban, qué comentaban y qué les respondía. Me hacía chongo cuando hablaba de mi admiración por Shakira, y me hacía más chongo cuando encontraba un ligero rastro en mis recuerdos de alguna “ex”. Todos los días revisaba estresantemente la vasta extensión de mi impoluto cuerpo por si encontraba alguna marca que podría ser sinónimo de chupetón, mordida o rasguño. Desmenuzaba mis contactos y mensajes de texto con un fanatismo propio de los musulmanes defensores del Corán. Si con eso no basta, me dejó perplejo e idiota el día en que chocó con mi afición por la mitología nórdica; se molestó como gitana endemoniada por  bajar de la red imágenes de una valquiria muy hermosa, que sólo era un dibujo bien elaborado con un tema muy genuino de apreciar.
-Luis Alonso para qué la quieres tener a ella en tu colección de dioses, está semidesnuda.
-Bah, pero es sólo un dibujo, y esta valquiria se ve paja, no la vez.
-Ya Luis Alonso, pero le pones mi rostro.
-¿Tu rostro? ¿Qué hablas?
-Sí pues mi rostro donde está el rostro de ella, sino para qué la quieres tener…
-Oye, tú eres chistosa, ¿no?, para qué voy a poner tu rostro.
En ese momento se apoderó el silencio en la cabina de internet…y puta madre…puso otra vez esa perra cara de madrastra asustada. Mierda…

Como si yo la celara por su enmarañado pasado. No lo dije antes, pero sí que lo tuvo. Se decía que en el salón antes de haber estado conmigo había agarrado con cuatro chicos más. Conmigo había completado la mano.
Empecemos por Mauro. Ese morocho farragoso y palomilla, algunos dicen que se parece a mí pero más negrito. Yo no me veo el parecido con ese cachafaz, yo le digo "el peor". Él fue el primero…que le dio un beso, claro está. Aunque si intercambiaron algo más que fluidos salivales…no lo sé…ni lo sabré a menos que lea estas líneas y se atreva a venir hasta la cárcel sólo para confesármelo.
Luego vino Isaías. Curioso él, ininteligiblemente callado. Se rumoreó que Anita y él sólo tuvieron dos días de enamorados, y que el mismo Isaías le terminó. Anita siempre me negó ese rumor, y hasta fue capaz de decirme que el pobre de Isaías tenía una patología media esquizofrénica que le empujaba a inventar cualquier cosa.
Lolo, el dedo del medio; el tercero de los cinco que se la chapó. Este fulano es un mate de risa. Siempre negaba todo vínculo labial con Anita -para no hacerle quedar mal, pues (al igual que Mario) estaba enamoradísimo-, pero tarde o temprano me lo terminaría por confesar, días antes de entrar a la cárcel.
Ahora Mario. Él, sí…él…el que aún sigue vivo, el temido por la tombería. Ese que se proclamaba mejor amigo y deformado Romeo de Anita. Hasta ahora la fecha exacta del beso es incierta, aunque se dice que fue en casa del propio Mario.
Finalmente, Luis Alonso. Yo, la bestia, el leviatán ilusorio, la reencarnación de la vanidad, el irresistible seductor casto. Yo, digno de ser elegido entre los dioses del Olimpo para anidar eternamente en los campos Elíseos. Yo, ese baboso que la besó  para demostrar que no era maricón.

Así que después de todo, ella no era la única que con motivo o sin motivo me podía celar “irracionalmente”. Yo como El Aprendiz , también podía hacerlo.

Una tarde, luego de una acalorada faena de pareja que albergó cinco polvos (según Ricardo Palma), exhaustos nos extendimos sobre el lecho mirando el techo descascarado. Dirigí mi rostro hacia ella, y la vi contar con sus dedos hasta cinco y con la otra mano hasta cuatro, evocando quién sabe qué: ¡¿Que demonios piensa?! -me dije. ¿Por qué cuenta hasta cinco con una mano y con la otra hasta cuatro y piensa tanto? Se estará acordando de otro. ¿Me estará comparando? Sentí que los gases del estómago se me subían al cerebro. Mi rostro tomó una coloración purpúrea y la cólera petrificó mi rabadilla que de uno solo me paró fuera de la cama
-¿Qué tienes Alonsito?
-Nada, ya se hace tarde. Tenemos que ir a clases. Vamos.
Ahora yo tenía que ser el celoso.
-------------------------------------------------------------
Aquí tienen la tercera parte de este tronado escribidor. Ríanse, moléstense, gocen, critiquen, retocen, violen este post...hagan lo que quieran...ahora ya más tranquilo sin la presión de mis chismosos lectores, me iré a estudiar.

Anterior: La Demostración (Capítulo II)
Siguiente: La Demostración (Capítulo IV) aguarden, ya falta poco

24 comentarios:

  1. Mmmmmmuy interesante este post, pobre Luis Alonso, ahora tiene que lidiar con las consecuencias post sexo, es verdad que las mujeres son celosas, y nosotros también lo somos, sin embargo el extremo enfermizo que caracteriza a muchos o muchas, termina por hartar o a escribir una tragedia como parte final de cualquier relato romántico...

    Entiendo a Luis Alonso, es casi imposible desenredar cada centímetro cutáneo de una fémina sin poder recibir la inquisitoria evolución de una relación enfermiza ...

    Quedo a la espera de la siguiente entrega!

    ResponderEliminar
  2. jajajaja....ESO NOMAS CONTARAS EN LA TERCERA PARTEEEEEEEEEEEEEEE ??????? NOOOOOOOOOOOOO M DEJAST CON LAS GANAS !!!...DE SEGUIR LEYENDO CLARO ESTA...jajaja....SALUDOS

    ResponderEliminar
  3. hola... està muy linda, deja bastante que imaginar, aun que me hubieras gustado que sea mas precisa en cada detalle de las travesuras k hacian. Yo me introduzco en el personaje de Anita... y k bien se siente... hahhahhahha.... Espero pronto poder leer algo tan rico como esto para k condimente un poco mas mis dias de alegrìa, hasta pronto..:)

    ResponderEliminar
  4. Juaniii..me sorprendes cada vz mejor con tu narrativaaa =) pero esta vez faltó una descripción tal como la Demostración 2...Sigue así cosechando éxitos =)...Te kiero muxoo besoss =)

    ResponderEliminar
  5. ayyyyyyy juan antonio es k la amiga anita tiene mucho k pensar despues de ...................
    creo k estaba sacando los rendimientos que por lo k cuentan son decrecientes mientras tu solo pensabas en los competidores....

    ResponderEliminar
  6. jajaja buena claudia!!!

    ResponderEliminar
  7. Primera ronda de respuestas del TucuyRicuy:

    Para Arqº Richard Vilela Jácobo:
    En los hombres y en algunas mujeres después de iniciar una larga relación inmadura no virgen, suelen rondar como letanías en nuestras mentes las ideas de "con cuantos más se habrá acostado" "con cuántos gozó", "quién lo hizo mejor", "cuántos orgasmos tuvo con el otro" etcétera, etcétera. Y esto muestra un rastro de patología, una huella bien diferencia conocido por muchos como celos enfermizos. Más que una ansiedad resulta ser una pérdida de autoestima y un auge de inseguridad.
    Por otro lado como dices, Luis Alonso se ve empujado a escribir todas sus tragedias en la cárcel, que muy pronto sabrán porque terminó ahí, aunque ya haya arrojado algunas señales.

    Para KARUNCHIS:
    Si te quedaste con las ganas puedes recurrir a tu mano amiga jajajaja, qué más quieres que cuente :P, la idea es esa dejarlos picados, espero no me odien por eso.

    Para claudia torres:
    A veces no es bueno pecar de explícito dejemos que las imaginación de los lectores vuele por lo desconocido. Qué interesante saber que te hayas "introducido" en el cuerpo de Anita. Así me animo a escribir "introduciéndome" en Luis Alonso. Seguirás leyendo rico, te lo prometo.

    Para RoSITA:
    Se hace lo que se puede mi amiga, creo que con respecto a las descripciones te refieres a los detalles del coito. Como lo dije antes, a veces no es bueno pecar de explícito.

    Para Claudia Pelaez:
    Me hiciste mixionar de la risa, tú siempre con la palomillada. Anita estaba haciendo su modelo en E-views con las dummies del coito XD.
    Una notación, yo no era el que pensaba en los competidores, sino el mismo Luis Alonso, yo sólo escribo lo que el personaje Luis Alonso que ronda en mi cabeza me dice. No sé porque hay muchos que creen que ando viviendo estas emociones.

    Para el Anónimo del 18 de marzo de 2010 17:55:
    Ya, ya no seas majadero.

    ResponderEliminar
  8. uhmm , me sorprende la soltura y familiaridad con la q escribs tanta intimidad.y bueeeno.esta muy bueno el post , cada vez se pone mas interesante...pero ya kiero saber el final..xD

    ResponderEliminar
  9. Juan Alonso, o Luis Antonio,
    bien calentón tu post. Una prodigalidad de sexo explícito que embetuna la lectura, haciéndola brillar y/o embarrándola. Algunos parrafos son bien extensos, por lo que obligas que mis ojos se abran más. Sin embargo, todavía recala en ti una idea de los Celos muy tribal y compartida, que creo puede mejorar. Te doy un cinco, sobre diez y/o veinte.

    Un abrazo, Lobezno.

    ResponderEliminar
  10. jajaajajajajaaaa ptm la frase más cague de risa para mi es: -dentro de muchas otras claro-

    (...) que xq tengo muchas amigas soy malo, que xq me atrae la vecina soy malo, que xq me hago una paja soy malo, y si no es por ella... MÁS MALO! jajaaj jaja ptm muy buena!

    Grande Chimbote!
    P.D. A Diferencia de Reii, yo te doy un 8.5 sobre 10

    ResponderEliminar
  11. jaja, como te dije por msgr, esto me parece un nuevo género porno-comedia, a quién debo felicitarle?, a Lucho Poncho o a John Anthony? creo que a ambos

    hey, sigo esperando las nuevas aventuras del Santo Pagano! espero noticias muy pronto (=

    ResponderEliminar
  12. Muy buena tu experiencia que la llevas a la práctica, me parece una nueva tendencia...Eres digno de admiración y elogios, púes nadie se atreve a comentar sus vivencias con tanto desparpajo y naturalidad....
    Te dejo esta reflexión


    Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra se abre, sólo que a veces no la vemos porque nos quedamos paralizados frente a la que se cerró, no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, pero otras veces no sabemos lo que nos hemos estado perdiendo hasta que lo entrontramos. Deja que crezca el amor en el corazón de otra persona y si no crece, sé feliz por que creció en el tuyo, ama hasta consentirte en lo amado y más aún hasta convertirte en el mismísimo amor.

    ResponderEliminar
  13. Segunda ronda de respuestas del TucuyRicuy:

    Para MairiM XD:
    Me da gusto que te haya agradado, así no esté bien escrito, dos capítulos más y todo se termina.

    Para reii:
    La idea de celos no es de Juan Antonio, es de Luis Alonso, no los confundas (yo escribo, y el narrador es otra cosa). Este patita se encuentra en la sombra de una relación...su idea es vaga e irracional, propia de los celos (¿qué idea de celos no es tribal?). Como dijo Luis Alonso, hay una escala de celos de cero a cien, desde los menos celosos hasta los peores. Alonso desde luego quiere que los celos sean compartidos por eso tratará de ser de los peor.
    Gracias por la calificación, en realidad ha sido muy gentil con ese puntaje, yo sé que esto no es tan bueno. Lo publiqué por presión de mis compañeros. Pero dentro de un toque lo redactaré mejor.

    Para Tu mariachi:
    :S

    Para Jesus Rosas del blog AMOR JODA Y TENTACION:
    Jajaja, me da gusto saber que te hayas percatado de esa parte que la pensé tanto XD...bueno, gracias por tu puntaje; aún así, este texto, no me parece tan bueno, por eso trataré de mejorarlo. Estoy esperando ansioso "La choteada de campeonato"

    Para Ren:
    La porno comedia no es un género nada nuevo. No quisiera que vean al post desde ese punto de vista. Mi intención no es ser calenturiento, sino un tanto realista. Con respecto la Santo Pagano, no te defraudaré :P

    Para MELINA PÉREZ:
    No es mi experiencia, es la de Luis Alonso. Tal vez me base en una historia propia del pasado, pero más es ficción. Con respecto al desparpajo y naturalidad, hay muchos otros que son peores o mejores que yo en ese aspecto, tal vez dices eso porque sé que no te contaminas tanto con los blog y prefieres leer los clásicos universales.
    Por otro lado me gustó tu reflexión.

    ResponderEliminar
  14. jajajajja este post es lo maximo...m ha hecho reir como mierrcoles xD ..!!! sigue escribiendoooo q io qiero leer mas (A)

    ResponderEliminar
  15. ESTOY A PUNTO DE SUBIR ALGO NOVEDOSO , PERO IGUAL DE ACIDO

    ResponderEliminar
  16. jajajja...Que viva la hermandad que tuvistes pes pero al fin y a cabo todos sacamos las vuelta por caminos distintos!!!!.. ahora ya se quien es isaias jajaja..bueno ese pata lolo me cae bien jajjaa.. la pregunta es aun sigues en la carcel?.. creo que no, buena la demostracion III esperando la proxima entrega

    ResponderEliminar
  17. a mi tambien me cae bien lolo ----> anace!;)

    ResponderEliminar
  18. jaja así q la hermandad! bueno yo creo q deberias conseguir más información de las personas q estuvieron con anita, sakar más detalles para sustanciar la fogosidad que habia en distintas relaciones.
    No atrako q aia escrito anace jajaja xk sino diria q le kae mejor Mauro jajaja :D

    ResponderEliminar
  19. Me voy maravillado.
    Un gran abrazo
    Walter.

    ResponderEliminar
  20. Mira que, mi novela "La impotencia del cholo..", narra algo parecido, lamentablemente no ganó el premio "La otra orilla 2010", un abrazo de tu papá,
    Walter.

    ResponderEliminar
  21. Respuestas tardías del buen TucuyRicuy:

    Para el Anónimo 15:
    Me causa un gusto inmenso el haberte hecho reír, he dejado mucho tiempo de lado esta historia, espero pronto poderles complacer con los capítulos sucesivos, que sólo son dos.

    Para El Enmascarado:
    Tu acidez, destruyó tu personaje y marcó un nuevo rumbo en el blog.

    Para COCO (Lolo):
    Aún hay más que demostrar...no te impacientes con la próxima entrega, ya saldrá...
    Yo ando libre de toda culpa, pero Luis Alonso sigue expiando sus penas. ¡qué viva la hermandad!

    Para anace! (Anita):
    Que bueno, el mismo lolo me cuenta que anda saliendo mucho contigo.

    Para Marlon (Mauro):
    Aún así mi estimado, tú no tienes tanto protagonismo en cuesta historia. Sólo eres parte de la apertura de un telón. Que le caiga mejor Mauro, lo dudo mucho.

    Para Walter:
    Hola padre, que agradable sorpresa encontrarte por las esferas virtuales.
    Me siento inquietado por conocer dicha impotencia de susodicho cholo.
    A ver si me mandas alguno uno que otro cuento tuyo para revisarlo.
    Otro abrazo papá...

    ResponderEliminar
  22. Eso haré, lo revisarás, algo le falta a mi narrativa, por lo mismo no logro aceptación de las editoriales.
    Un gran abrazo, hijo...

    ResponderEliminar
  23. Sea o no ficción el cuento (¿?) esta bien para pasar el rato. Como las últimas novelas de Jaime Baily. A pesar de tener pinta de diario, engancha y eso es bueno.

    ResponderEliminar

Vamos, no seas tímido. Exprésate. Comenta.