.
RSS Facebook Twitter YouTube

lunes, 29 de marzo de 2010

El delirio de César Alvarez vs. el consumo de anchoveta en conserva de a sol


Fiel a su estilo, el Presidente Regional de Ancash, César Alvarez Aguilar, una vez más, se mostró ante los ojos del Perú como un personaje alharaquiento y escandaloso a la hora de alzar su voz de protesta; en esta ocasión para defender los intereses de  pescadores artesaneles y armadores pesqueros, quienes, a su criterio, vieron amenazados su capital de trabajo ante la indefinida temporada de veda emitida por decreto ministerial.







Mientras el ministro de producción (PRODUCE), José Nicanor Gonzáles Quijano,  daba a conocer en Conferencia de prensa su amigable campaña sobre la venta de conservas de Anchoveta al precio módico de un nuevo sol por Semana Santa, don César Alvarez, secundado por su escolta de armadores pesqueros y pescadores artesanales,  irrumpió con alaridos, más ordinarios que extraordinarios, pidiendo que se levante la veda.

El Presidente Regional se declara en contra de la resolución ministerial 074-2010 (que ordena la suspensión de actividades extractivas de pesca, desde el 26 de marzo sin una fecha límite para la culminación de la veda), y a la vez, mediaticamente, en contra del consumo de anchoveta a un nuevo sol, creyendo que con esto se atrofiará el mercado artesanal de anchoveta de consumo humano directo.

Esta historia se inicia un semana atrás, cuando tres embarcaciones fueron atrapadas con las manos en el pescado, al ser descubiertas con anchoveta juvenil en sus bodegas (tenían más del 10% de lo permitido), siendo este un atentado contra la preservación del recurso.

Las instituciones competentes del Perú, alertadas, mediante un comunicado de  PRODUCE decretan la Resolución Ministerial 074-2010, que prohíbe todo tipo de pesca desde Chao hasta Casma. Desde luego, esta no es una resolución arbitraria, sino elaborada en base al INFORME TÉCNICO del Instituto del Mar del Perú (Imarpe), con el que se determinó que los tamaños de la especie están demasiado pequeños para ser explotados. 

Paralelamente, PRODUCE prosiguiendo con su campaña promocional de consumo de anchoveta, manifiesta que se venderán conservas de esta especie marina a UN NUEVO SOL por Semana Santa, esto es desde el 30 de marzo hasta el 1 de abril. Con lo que se pretende número uno, incentivar el consumo de anchoveta en la población; número dos, beneficiar a familias de escasos recursos económicos de nueve distritos limeños y siete regiones altoandinas; tres, darle valor agregado a este producto.

Pero al Presidente Regional le desagradó esta medida y creyó, fuera de todo límite, que con la veda se “pretende guardar anchoveta para los tiburones de la pesca industrial, que comenzará en mayo”; entonces no tuvo mejor idea que irrumpir airadamente en plena conferencia de prensa para reclamar por la Resolución Ministerial 074-2010 al Ministro de la Producción; así como también del mismo modo en Chimbote, un sinnúmero de farragosos implicados, marcharonn por las calles reclamando a viva voz por sus intereses,  pues se les hizo creer que 40 mil trabajadores de su sector se verían afectados con la veda, sumándose a ello más de un millón de  perjudicados, indirectamente.

¡Pero qué analfo o malintencionado les hizo creer tamaño exabrupto! Esa es una mala interpretación de las decisiones económicas. El hecho que el incentivo del consumo de anchoveta se aborde por los gigantes industriales de conserva, no significa que los pescadores artesanales dejarán de producir y/o vender por la competencia.¿Acaso porque existen conservas de atún, jurel o caballa, la gente deja de consumir directamente atún, jurel o caballa? Pues no. No entiendo, dónde exactamente se encuentra el punto de conexión del daño. Asímismo, una cosa es la veda que tiene carácter técnico y trata de velar por la preservación de nuestros recursos comunales (que como se sabe la anchoveta lo es), y otro rumbo muy distinto es la promoción del consumo de anchoveta a través de conservas de pescado. El hecho que ambos casos se hayan dado en momentos iguales no se traduce en una decisión satanisada o maquiavélica de PRODUCE para victimar con cuantioso desempleo a los armadores y pescadores artesanales.

Menos mal que ante los pueriles reclamos del presidente regional, el ministerio de producción, apelando al diálogo con nuestro amigo Alvarez, convino, finalmente, que se haría lo que se supone que se haría siempre: levantar la veda de anchoveta cuando la disponibilidad del recurso deje de estar en riesgo.



“La buena noticia es que el ministro (nos hizo entender y razonar, a mí y a ), los conserveros, armadores y pescadores hemos concluido que debemos respetar nuestra gallina de los huevos de oro que es la pesca, por lo que no podemos entrar en una depredación, sino que debemos ir poniendo orden en el sector”, finiquitó César Álvarez.

Por Juan Antonio Alvarez Gavidia
http://twitter.com/JuanAntonioAG

2 comentarios:

  1. Si bien esta poniendo al departamento en un margen mas elevado, no puede reclamar haciendo escandaletes como si estuviera en su casa.. es algo absurdo!

    ResponderEliminar
  2. Así es el departamente de Ancash tiene un superavit en ingresos que no se gastan. BUeno, al menos ya tenemos el colchón para invertir, pero aún así, el modo de hacerlo no es el adecuado.


    Hace algunos días, vi al presidente regional en noticias haciendo circo con la decomización de anchoveta juvenil hacia algunos intransigentes y depredadores. Hizo un buen show, creo yo que esa conducta es prudente, la mayoría de polìticos lo hace. Es una función implícita, aunque a veces peque de muy escandaloso. Lo que condeno yo, es utilizar ese tipo de conducta para reclamar cuestiones irracionales con ningún caracter de sentido técnico, como que se levante la veda y todo el enredo que contiene.

    Menos mal César Alvarez supo reconocer su error y eso es elogiable. Muy pocos dan su brazo a torcer. Lo recomendable sería que se consiga mejores asesores, asesores con un alto nivel técnico y no populistas e irracionales.

    ResponderEliminar

Vamos, no seas tímido. Exprésate. Comenta.