.
RSS Facebook Twitter YouTube

jueves, 23 de diciembre de 2010

Sebastián Embelesado 3 - Divertido cuento navideño

Soy José Sebastián, un idiota alunizado, de quien sus amigos, analistas y catedráticos piensan que es un huevón por no decidirse a robarle un beso a Jade, cuyo enamorado recién la había terminado.

Después de las doce de la noche, en una común navidad, iba a dejarle una tarjeta y un regalito más.

Llegué a las afueras de la casa con un terrible dolor de panza, me sentía estreñido. ¿Serían los nervios? Tenía que pasarme justo en aquel momento. Pero no importó, traté de sobreponerme a la angustia y planear cada uno de los detalles de ese encuentro entre ella y yo y yo y ella...La imaginaba diciéndome ¡Feliz navidad, amigooo! y yo...¡Feliz Navidad Jade, mira...hice esto para ti!...ay ¡qué lindo! gracias Sebas...y eso me diría seguro mientras me regalaba un caluroso abrazo.

-Oye sonso, qué haces ahí parado pensando, ven entra al toque.
-¿Ah?...sí, sí..ya voy...

No podía creerlo, el destino me la mostraba por primera vez con una falda, y una muy pequeña. Tan pequeña como para mirarle las piernas de un modo no tan inocente.

-Rápido, cierra la puerta y sube las escaleras-me dijo sin darme tiempo de saludarla.

Sentí que había entrado a un hoyo negro, donde se disuelve por completo la sensación de espacio y tiempo.  Todo estaba tan oscuro. Su silueta se desvaneció en ese cosmos nebuloso al subir las escaleras que la llevaban del primer al tercer piso. Por los sonidos de sus tacos intuía que Jade estaba adelante, subiendo a todo vuelo. Y yo al mismo ritmo la perseguía perdido en las tinieblas. No veía nada pero quería verlo todo. A unos cuantos peldaños estaba ella con una falda corta, muy corta...recorta...quien sabe si a lo mejor su trasero estaba en mis narices.
Era la primera vez que me hacía pasar a su casa. No me lo esperaba. Pensé que sólo me recibiría en la puerta como era de costumbre. Pero no, me hizo subir, y detrás de ella, en la negrura de las sombras, con un vestido cardíaco y un olor a pecado, ¿qué debía yo pensar? ¿que era mi noche? ¿mi regalo de navidad carnal? ¿me querrá violar?

-¿Qué vamos a hacer Jade?-pregunté inocente.
-Apúrate que ya va a empezar la película.

Mierda, me dije en ese instante en que todos mis pensamientos de copulación desaparecieron para dar cabida a ese fregado dolor de estómago que me acompañó antes de ingresar. Lo más probable era que sus familiares estén viendo alguna película navideña o de Disney como ella muy bien saber mirar. Me imaginaba comiendo canchita entre sus padres y hermanos...ni de coña. Quería regresar a casa. Pero resignado avancé.

Luego de unos pasos más, ya en el tercer piso, mi vientre dejó de revolotear y mi corazón volvió a convulsionar. No había nadie en su sala. Sólo el televisor prendido que sonaba al compaz de las lucecillas navideñas.

-Feliz Navidad amiga Jade-le di un abrazo tímido, con ganas de apachurrarla.
-Ya gracias, feliz navidad...siéntate.
-Oye, por qué así. Por qué no eres más efusiva.
-Ay, pero qué quieres...siéntate...no soy como las demás.
-Bueno ya...te tengo algo. Mira, esto es para ti.

Le saqué la tarjeta con el talante agazapado.

-Ay, mira qué lindo, gracias-fue el "qué lindo" más veloz y fingido que había escuchado después de un regalo.
-Oye, pero ni lo miras...y tampoco, ya bueno...en fin...
-Ya lo veré en mi cuarto...Ay, qué también quieres que reaccione como todas papito. Yo no soy como todas esas que te halagan, te mienten...
-Mira esto también es para ti.
-Ay, mira qué lindoooooo-ese sí fue que "qué lindo" de corazón.
Una esclava hecha a base de puros clips de colores no era algo tan genuino y creativo pero sí sutil y curioso para ella. La vi concentrarse en esa cojudez que me costó menos esfuerzo que la carta. "Seguro no revisa la carta por vergüenza a descubrir en mi presencia el contenido meloso de la tarjeta-pensaba".

-¿Quieres jugo de naranja, hombre burro?
-Pucha, si lo hiciste con cariño para mí, tráelo pues.
-No, sino que ha sobrado y no quiero botarlo.
-Payasa

Al traer el jugo no pude resistir mirarla de reojo en su caminar de espaldas. Voy a confesarlo, la veía como un regalo de San Nicolás. Quería abrir ese regalo que tenía un lazo rojo en la cintura, arrancar el papel de regalo que la cubría y hacer lo que todo buen samaritano tendría que hacer: disfrutar de la dádiva. Pero sentía que debía controlar el lobo que llevo dentro. Pues a todo esto...¿ella querría lo mismo? Lo vi todo tan raro y confuso. Me parece una chica seria (se me vino a la mente esa vieja frase: cara seria poto alegre), además recién acaba de terminar con su enamorado (recordé a la vez en que una ex me cambió a los dos días por su mejor amigo) y por último estamos en su casa (se me vino a la mente otra de mis ex que tenía la costumbre de tirar como un conejo en cada rincón de su casa). A lo mejor sólo quiere que le de un besito picarón, claro...con eso me bastaba. O de repente sólo quiere pasar un buen momento de amigos y es tan inocente que no sabe que esa es una tremenda insinuación: hacerme entrar en su sala a solas después de las doce de la noche con una falda de colegiala maldita a la sombra de un televisor. No seas huevón me dirían mis amigos y catedráticos. Pero todo puede ser como decía Sancho. Volvía a mirarla con ternura, y parece que sí, soy un tremendo cojonudo como me diría mi profesor.

-Es un Suco, tómalo burrito de la cintura para arriba
-¿Y tú como sabes que sólo es de la cintura pa'rriba?-tomaba el jugo.
-Yo sé pues, yo sé.
-Pero tú como sabes pues...ah, ah-le empezaba a cosquillear la cintura

A la sazón de mis dedos mañosos no paraba reir.

-Ya, ya párale.

Nos forcejeamos como niños ente risas y calores. Sentí el humor de su piel, tan cerca al mío. Tal vez ella sólo esté jugando, pero yo ya no quería jugar. Yo quería darle un beso, aunque sea un piquito. Buscaba el momento entre esas cosquillas, ese momento de película en que las miradas se cruzan y aguardan quietos, a la espera de la ocasión perfecta que genere aquel beso. Y así fue, mi mirada se cruzó, nuestros rostros congelados, el silencio tendencioso y...

-Trrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr
-¡Mi celular!-increpó Jade.
-Joeputa.
-¿Cómo?
-Nada, nada...

¡Infames celulares! ¡Dignos de toda execración! Sólo sirven para crear dependencias humanas. Esa noche a la mamá de Martin Cooper le debieron arder bien las orejas dentro de su tumba por haber dado a luz al pendejo que creó los teléfonos móviles. Y peor aún, me parece que en mi desesperación tampoco se salvó la mamá de Graham Bell.

-Gracias Sandra, feliz navidad, adivina con quién estoy.
-Con Sebastián-lo puso en altavoz.
-Sí adivinaste.
-Para variar, pásame con él.
-Hola Sandra Feliz Navidad.
-¿Ya te comiste el panetón y derramaste la leche?
-¿Ah?, je, este, oe, ella está a mi lado.
-Ay qué sonso eres, no entiendes ¿no?
-Sí entiendo...per...oe ta en altavoz...tamare.
-Ya lo sé.
-Oe toma Jade, tú habla con ella.
-Aló-dijo.
-¿Ya comieron el panetón y derramaron la leche?
-El panetón sigue enterito...bla, bla, bla.

El bendito vehículo de la reconciliación, Sandra Sánches Santos. Me malogró la noche o al menos el momento. Diantres, y para colmo menciona ese levante de panetones con vaceadas de leche que me pusieron rojo como un jitomate. Pero todavía tenía chance: quedaba el resto de la noche. Según mis probabilidades las mismas condiciones se podían volver a generar. Sólo era cuestión de esperar CETERIS PARIBUS, es decir siempre y cuando todo permanezca constate.

-¿Qué pasa hombre burro? ¿estás bien?
-Sí, eso creo. Ya me pasará, es un ligero dolor.

Mi estómago empezaba a mandarme zumbidos desorbitantes. Ya no era el dolor irregular que me punzó antes de ingresar a casa de Jade o antes de llegar al tercer piso cuando imaginé que vería la película con sus familiares, sino uno continuo, sostenido a través de las horas. Un dolor traicionero y generalizado hinchaban mis ojos frente a Jade.

-¿Estás bien? ¿qué te pasa?
-Sí, estoy bien...me ha entrado aire al estómago nada más.
-Ay, qué cochino. Seguro quieres cagar.
-Maldita, me has echado algo en el vaso de Suco, me quieres pepear.
-Y para qué te voy a pepear a ti, tssssss...

En la segunda mitad del S. XVI un patita llamado Gilles Garnier, natural de Lyon, Francia, luego de que tomase un ungüento cedido por un midiam, sus ojos se le hincharon del mismo modo, con un dolor terrible de estómago para mutarse en hombre lobo, o en el mejor de los casos para aflorar sus dos impulsos más reprimidos, los agresivos y sexuales. Quizá me sucedía lo mismo, el Suco fue el unguento que me transformaba para revolcarla por los suelos de su casa por todo el maltrato psicológico que me profería y a la vez, por si fuera poco hacerla mía entre fluidos de orgasmo y sangre. Por ese momento, dejé de pensar como un lobezno y empezaba a pensar como lobo, o como un hombre lobo. Todas las teorías formuladas por los investigadores históricos me llevaron a la conclusión que no era necesario transformarme en una bestia, sólo bastaba desearlo y actuar como tal. Mi cuerpo apelaba por la licantropía psicópata de aquellos tiempos remotos, en que estaba de moda la hoguera y la Santa Inquisición.

Evidentemente no me "tranforme", la cosa sólo quedó en mi fanático deseo, porque la actuación estaba  buena sólo como fantasía. Lo cierto era que mi panza ya no resistía. Miraba a Jade y todo ese voluminoso cuerpo entre dolor y dolor. Tal vez, estaba alucinando y deliraba verla como una diosa, un mujerón. Quien sabe es por la luna y mi disposición arrecha del momento. La veía de muchos colores y por un momento la vi multiplicarse en dos o tres. Sentía que el pavo de noche buena se me venía por la boca. Puta madre, como le iba a dar un beso en ese estado. ¿Y si la vomitaba ipso facto?

-Te pediría baño, pero no lo quiero malograr.
-Sí pues, mejor ándate a tu casa.
-No, todavía me quedo, aún hay mucho por guerrear.
-¿Qué vas a guerrear sonso?
-Auuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu, ya no puedo...me voy, me voy.

Sentía que me despanzurraba, sentí que el mismo lobo se me salía por la boca. Que iba a parir uno, mismo Namekusei de Dragon Ball Z. Maldije el Suco por haberme destruido la noche buena.

-Vamos amigo te acompaño a la esquina.

Con pasitos torpes y las piernas arqueadas caminaba lo más rápido que podía, no sentía que sólo quería ir al baño, sentía que iba a vomitar.  Apresurado y acrisolado justifiqué mi ridícula partida con un abrazo fuerte y una peculiar mordida de brazo.

-¿Por qué me muerdes?
-Es mi nuevo estilo.
-Ja, ja...idiota. Ya bueno, nos vemos. Ten cuidado mordedor.
-Nos vemos amiga Jade.

La mordida no sólo era una mordida. Era la expresión más tierna de mis quimeras y silentes pensamientos.

ANTERIOR: Sebastián Embelesado 2
SIGUIENTE: Sebastián Embelesado 4 (final, gracias a los dioses)

22 comentarios:

  1. embelesados nos dejas a toos
    mas caliente el tucuy con su redaccion....jaja esperaremos la cuarta

    ResponderEliminar
  2. jaja...algo me dice q puede ser tu experiencia... todos expresamos algunas emociones en la narración, cada personaje es parte de nosotros hasta en el mas pequeño detalle.. te felicito viejo... estamos en contacto man...seguiré comentando =).
    Elder.

    ResponderEliminar
  3. Dios mío!!! Juanii regresate a Lima para k sts trankiiilito así como te conocí...Esa chik Jade y el nerviosito de Sebas =P...Me parece raro pero no creo k sea una experiencia tuya xk sinoo te cae tas tas...Te kiero demasiado Juaniii!!!

    ResponderEliminar
  4. "Es la historia de un joven que mas tenía hormonas, por que se enteró que era mujer , mas que por la belleza física , por que a esa edad todas son piedras preciosas , pues ya no entra la razón si no el instinto animal que existen dentro de los seres humanos , pasiones , eros y tanatos.

    ResponderEliminar
  5. El pensamiento de uno expuesto a la conjetura de los demás (de los que nos están observando), es lo que trata de explicar esta narrativa recreada en el mundo de atracción sexual. De otro lado, debo decir que me gustó. Te felicito.
    Tu papá Walter.

    ResponderEliminar
  6. tiene suspenso y se quedó en suspenso,,,al final Sebastián ni vomitó y ni le lelgo a dar el besito...que pasó???

    ResponderEliminar
  7. Chevereee muy chevereee el cuentoooo ahoraaa leeree el primeroo y el segundooo... y espero muy pronto publiques el cuartoo.

    ResponderEliminar
  8. Respuestas del TucuyRicuy (Amigo de Sebastián):

    Anónimo 1:
    De eso se trata. En la cuarta se la come en un lomito a lo pobre.

    Elder:
    Quizá sólo en ciertos detalles. Mi intención ahora es construir a un personaje que lanzaré más adelante, más interesante y menos cursi.

    Rosita:
    Hey Rosita, yo sigo siendo el Juany tranquilo que todos conocen. Ese es sólo un personaje sacado de mis quimeras.

    peruanalinda22:
    No creo que sólo sea por la condición sexual femenina de Jade que le atrae a Sebastián. Esa mocosa se trae algo más en sus atractivos. Te recomiendo que leas el capítulo uno, para que sepas como empieza todo.

    Don Walter:
    Es el pensamiento de Sebastián no el mío, reitero. Es un personaje creado que puede tener algunos pensamientos míos. Gracias padre.

    Anónimo 6:
    Qué vamos a hacer, eso le sucedió a Sebastián. Salado, no?

    Anónimo 7:
    Ojalá te sirva de algo, la no muy buena lectura. Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Veo que lo mejoraste hermano... Ahora está mejor el relato :)Sigue trabajando y no te conformes. Toma esto como la base para las futuras grandes historias que escribirás.

    Bendiciones.

    P.D.: Espero tu respuesta para la salida :D

    ResponderEliminar
  10. deja de pajerarte sonso!

    ResponderEliminar
  11. ete... aki si era?? jajaj sorry amiguuuuuuuuuu ete.. como dije el anterior comentario en lugar errado!!! de donde sacas estas historias?? son cosas de la vida real con nombres fictisios o es todo fruto de tu cabeziña??.. sissyta

    ResponderEliminar
  12. me encantooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  13. ese sebas ... se quedò con las ganas!!! pobre ...
    pero q vaya al baño nomàs!... y para la otra q no se purgue antes d tener una cita...jajajajajaja
    mentira relindo tu anecdota o tu cuento :S , es muy bueno! SUERTE JUANTO... ANGIE =)

    ResponderEliminar
  14. Aprovecha los comentarios negativos para insertarlos en tus personajes, o ignoralos.

    ResponderEliminar
  15. Respuestas del TucuyRicuy (enemigo de Sebastián):

    Tira Piedras:
    Gracias por las buenas vibras. Ojalá muy pronto cubra tus expectativas, prometo que así será. la salida está en espera.

    Anónimo 10:
    Lo tomaré en cuenta.

    Anónimo 11:
    :O ¿Y tú cómo sabes? ¡Eres un espía!

    sissyta:
    Es una mejunje de personajes ficticios y reales. Necesitas urgente clases de computación.

    Anónimo 13:
    Gracias. Te mando un besorro encantador.

    ANGIE:
    El pobre no se purgó, al parecer le cayó mal el pavo y empeoró con el Suco. No es mi anécdota, es un cuento. No sé porque la mayoría sigue pensando que soy yo.

    Anónimo 15:
    Todo se ha de aprovechar. Gracias por los tips.

    ResponderEliminar
  16. Yo no pienso que eres tú el personaje principal, no me entendiste, es tu creación, así pienzan de mí por mis personajes (es que estamos inmersos dentro de gente que no escribe), yo sólo sonrío, aunque no deja de molestarme. Sigue adelante, y te vuelvo a pedir: aptovecha los comentarios negativos o ignoralos, es la impotencia del cholo.

    ResponderEliminar
  17. tucuy, es verdad q lo tienes chiquito...ni con paja te crece, ya deja de pajearte con Jade, aguantado, seguro tas lleno de barros... anda vaceate el porongo!!

    ResponderEliminar
  18. Para el Anónimo 17:
    Lo comprendo muy bien. Le agradezco el seguimiento que le hace a los comentarios que respondo. Reciba un cálido abrazo.

    Para el Anónimo 18:
    Tú no recibirás los mismos abrazos que el anónimo anterior. Pero te cuento que no la tengo chica, te invito de muy buen gusto que la veas. Por otro lado, no tengo barros. Aguantado quizá sí esté. Gracias.

    ResponderEliminar
  19. tucuy.
    Muy interesante tu historia segun, tu creada de tu mente pero me gustaria que me expliquen algo como diablos aparecio en la habitacion de mi hija una esclava a base de clips de colores...ya se quien eres....
    MAG.

    ResponderEliminar
  20. De seguro yo le regalé uno a su hija. He regalado varias esclavas hechas a base de clips de colores a un par de amigas. Una por diciembre y otra por mayo del presente año.

    Por ese lado me inspiré en una escena real de los clips que regalé en diciembre. No lo voy a negar, me inspiré en un suceso parecido. Pero lo que cuento aquí no es del todo cierto. Hay más de ficción que de realidad.

    Tengo muchos planes para Sebastián, estoy preparando su personalidad para un cuento mucho más interesante. Tengo la idea de que mis personajes roten de una historia a otra.

    Gracias MAG.

    ResponderEliminar
  21. Bastante interesante, sea un personaje ficticio o real, lo que importa es el contenido en sí.

    Pero, y qué pasó después! cuando continuará? (:

    ResponderEliminar

Vamos, no seas tímido. Exprésate. Comenta.