.
RSS Facebook Twitter YouTube

domingo, 27 de febrero de 2011

El trío sensible: trabajadores, comunidad y medio ambiente

Como lo menciona Víctor Unyen Velezmoro, en Chimbote con la pesca despertó un coloso que encubrió en su acuífera atmósfera una serie de leyendas y realidades espectaculares y nefastas. La tragedia del desenvolvimiento del pez tan preciado arroja sus imperceptibles alaridos hasta nuestros días.

La pesca de anchoveta, símbolo de riqueza, lucro, poder, placeres, crecimiento económico, ha encubierto y sigue encubriendo su lado más oscuro en el nacimiento de la harina de pescado, aquella gestación que procede del esfuerzo directo de trabajadores, comunidad y medio ambiente (los cuales han sido como las parturientas que dan su grito más desesperado para luego ser despojadas de sus excelentes críos, abandonadas al azar de su cruento destino).

Los trabajadores y la comunidad, en algunos casos, sostienen haber mejorado su calidad de vida con el asentamiento de las transnacionales COPEINCA y Hyduck, porque la mayoría de chimbotanos tienen los requerimientos necesarios para vivir: agua, desagüe, luz; tal vez muchos tienen para educar a sus hijos en buenas universidades; y algunos otros ya tienen para cubrir sus necesidades de realización, ¿pero es acaso este crecimiento de calidad de vida SOSTENIDO? ¿Será este crecimiento a LARGO PLAZO? Ni bien se agote este recurso no renovable, qué sucederá con dichos trabajadores y la comunidad local. Y cómo quedará el medio ambiente para ese entonces ¿Qué tanto han crecido trabajadores, comunidad y medio ambiente en comparación con los dueños de tan majestuosa inversión?
Hay algo que la gran mayoría de los sectores de producción del Perú y en especial el sector pesca chimbotano ha olvidado, y es el apenas reconocimiento al trío sensible: trabajadores, comunidad y medio ambiente. ¿Crecen los trabajadores, la comunidad y el medio ambiente a través del tiempo?, o sólo se les brinda un apoyo para un ratito, como una fiesta para los trabajadores, una chocolatada para el día de la madre o navidad, o un simple campaña de una vez al año en contra de la contaminación. Este tipo de cosas no perduran a través del tiempo, son fáciles de olvidar, es como dar el pescado y no enseñar a pescar.
¿Y que puede hacer el ciudadano común? Nada. Y nada porque es un ciudadano común, pero aquel que esté CONVENCIDO que las cosas no deben ser así y que es necesario un cambio radical, luchará desde su punto de perspectiva intelectual para lograrlo. Ese es un ciudadano que trasciende. La clave de la felicidad del ser humano está en su trascendencia.

Trío Sensible:
1.-Trabajadores

2.-Comunidad

3.-Medio Ambiente

1 comentario:

  1. El sentido de este artículo debería quedar pregnante en todos los chimbotanos!. El problema fenoménico de confundir segundo con eternidad!

    ResponderEliminar

Vamos, no seas tímido. Exprésate. Comenta.