.
RSS Facebook Twitter YouTube

domingo, 6 de diciembre de 2009

CONDENADO

Abro las rendijas de mi soledad,
pero ni las mariposas, ni las gaviotas,
ni algún ser de aspecto colorido
vienen a volar en mi reino;
desde lo alto de esta ventana
puedo ver el cielo colmado de sonrisas,
el mundo correr a borbotones de alegría
como si esta fuese la última de las tardes
en que hay dolor sobre la tierra.



Quisiera volar hasta ese lugar desconocido
donde tú estás,
pero a mis sueños les faltan alas.
La añoranza de tu piel hiere más
que el calcinar de las espadas
doradas del sol sobre mi cuerpo.
En este pequeño retazo del mundo
soy víctima de un recuerdo encendido
que nunca apaga su llama,
que deja correr su veneno,
que de a pocos me mata.













Operación Fishland

2 comentarios:

  1. Aunque no siempre sea tan bueno volar hasta aquel lugar por falta de alas, la voluntad de hacerlo y el harcerlo romperán las cadenas de la gran piñata.

    ResponderEliminar

Vamos, no seas tímido. Exprésate. Comenta.