.
RSS Facebook Twitter YouTube

viernes, 8 de enero de 2010

Sebastián Embelesado 1

Sebastián, sí, así me llaman. Empiezo a escribir a causa de un pavo llamado Juan Antonio que cree que ha encontrado en mí a un tío interesante, estrambótico y lunático lupino, que puede contar muchas historias chimbotanas, él alucina que tengo un gran potencial: eso me hace sentir un poco importante, sólo un poco. Convenció a mis licántropos pensamientos para escribir en un blog de Chimbote metiéndome un chamullo maldito que el mismísimo Zeus le partiría el culo con un rayo por espeso pero que al fin y al cabo me interesó. Sé que a lo mejor no les importa esta tonta explicación, pero será mejor que la sepan antes de lanzar cualquier torpe crítica y hacerles saber estimados lectores que yo escribo bajo presión, bajo mucha presión…jaja…

Sí, sí, soy José Sebastián, pero todos me llaman Sebastián, que más da, y ahora ando medio confundido. Estoy confundido. ¿Así dicen todos no? Así pues dicen cuando no saben qué es lo que se siente realmente por alguien cuando te empieza más que a gustar. Esta terrible confusión, esta causa extraña que electrocuta mi alma, enciende mis suspiros como llamarada, me hace aullar como un lobo loco durante mis tristes soledades de luna llena, desbarata mis testosteronas misma explosión termonuclear y me hace sentir tan pero tan bien, tiene por nombre Jade.
Jade es como lo amerita su nombre, una joya: tiene las cejas tiernamente bien delineadas a los azares de la naturaleza, aparentando ser una princesa del mundo arábigo; los labios dibujados como las de una reina egipcia llamada Tiy, son delgados pero carnositos, a mí desde luego me encantan; aunque sea de baja estatura, tiene una muy buena figura propia de las latinas al caminar; el color de su piel es trigueño y uniforme ¡ni una sola mancha! sería infinitamente feliz si al menos el dorso de mi rostro se paseara por la longitud de su epidérmico brazo. Muy a parte es centrada (algo poco usual), con objetivos y metas fijas, aguda y seria, de vez en cuando graciosa para hacer molestar y reprochar mi afición (para ella aburrida) por el mundo de los hombres lobo. Me dicen que no es tan linda, me dicen que no es tan bella, para mí tampoco lo fue cuando la vi por vez primera dentro de la escandalosa Oz. A ser sincero eso muy poco me importa, estoy embelesado. No estoy enamorado, no. Me gusta, me gusta demasiado, pero no estoy enamorado. Estoy embelesado o imbecilado que al parecer resulta ser lo mismo.

Antes de conocernos personalmente en Oz, tres años atrás nos conocíamos virtualmente por el boom de aquel entonces Hi5 (ahora decadente). Una página donde todo mundo se comentaba los piropos más aduladores y estúpidos a fin de subirse la autoestima los unos a los otros. Es más, fue ahí donde me dijeron por primera vez que era guapo, aunque no lo sea, pero ahí te decían de todo lo bueno: lindo, bonito, hermoso, cuero…sea como sea, yo mismo era. Me sentía un hombre lobo seductor e irresistible dentro de la red, aunque fuera de ella no era más que uno más, hasta que mis feligreses cibernéticos me empezaron a reconocer por la calle y así me sentí tontamente feliz. Lo confieso era un adicto a ese tipo de improductivas redes sociales. Pero gracias a la madre de todas las lobas, lo dejé al fin (y no me refiero a Shakira) como la mayoría de los que pasaron por esa etapa.

Desgraciadamente, en esos vaivenes de los comentarios mi queridísima Jade, a quien consideraba una de mis mejores amigas e incluso la tuve en los discriminadores “Top 6” o “Amigos principales”, me comentó en alguna foto algo como: “Hombre Lobo, hombre lobo, sálvame del bosque” o algunas cuestiones absurdas parecidas. La intención era sólo hacer reír al bueno de Sebastián y a quienes visitaban su Hi5. Pero el enamorado de Jade (sí enamorado, no lo mencioné antes, pero aquí va: ando embelesado por alguien que tiene enamorado, ¡qué bronca!), un tal Pedro irrumpió en celos e hizo todo lo posible por eliminarme de la vida de su polola. Difamó a su buen amigo Sebastián mis queridos lectores, alegando que yo llamaba a su casa para insultarle e incluso creó una carta apócrifa donde yo le amenazaba y le hacía saber de la amistad inmortal que existía entre Jade y yo a costas de Pedro. Tanto fue el escándalo que me suprimió de su mundo virtual; y no supe de ella sino tres años después, es decir el 2009.

Increíblemente hasta el 2009 Jade y Pedro seguían siendo enamorados. Cuando me enteré supe una vez más que donde mi espíritu aparecía se forjaban las relaciones más largas y era yo en última instancia el que siempre se quedaba solo. Nos volvimos a hacer amigos por una amiga de ella: Sandra, una chica excepcional y con un estilo bien crudo de pensar, su sinceridad extrema me hacía colocarla dentro de una de las amistades más raras y valiosas que he tenido. Fue mi amiga Sandra el vehículo de reconciliación entre Jade y yo: hablaba por celular con ella como tantas veces para matar el tiempo y escuché una voz mencionar mi nombre no siendo de la misma Sandra.

-Uy, Sebastián, no sabes qué reacciones produces en Jade cuando escucha tu nombre, luego te cuento-decía un mensaje vía celular.

Sandra me dio a entender que Jade sentía un ligero gusto hacia mí, cosa que al inicio me pareció extraño porque ella tiene aún enamorado. Pero al diablo, el hecho de tener enamorado no significa que alguien más no te pueda gustar. Se trató de concretar el retorno de nuestras amistades, ya para esto la relación entre Jade y Pedro iba de mal en peor azolada por la pútrida rutina y los celos psicópatas del tío ese. Y yo aparecía como el Ave Fénix, que después de la muerte vuelve tras sus cenizas. Pero el mejor augurio me lo dio un sueño que la misma Jade tuvo el cual trataba sobre un anillo que yo le entregaba a ella por medio de su amiga Sandra, nuestro vehículo de reconciliación (qué tosco suena ¿no? así soy: tosco). Dicen que los anillos en los sueños significan bebes, Jade alegaba que significaba algo peligroso y desastroso, Sandra apuntaba al amor, pero a mí más me parecía que desempolvaba una amistad olvidada y malo que bueno me sentía bien. No tenía ningún interés en cortejarla en modo alguno, ni siquiera cuando la conocí.

Nos conocimos en Oz por medio de Sandra, el vehículo de la reconciliación y bailamos ahí, casi toda la noche, simpatizamos muy bien. Nos regresamos juntos con sus amigas y nos despedimos. Nos comunicamos luego más, nos agregamos al Messenger y así, y así. Hasta que una noche con ella y sus amigos fuimos a tomar un par de vinos a la casa de Sandra, otra vez el vehículo de la reconciliación. Sea la culpa de Baco, el dios del vino, de Afrodita, de su hijo Cupido o de la mismísima Sandra, sea lo que sea aquella noche de una manera inconcebiblemente extraña, Jade me empezó a gustar.

-Sebastián-media picada me habló Jade-apaga tu celular, diles que esta noche te vas a quedar conmigo…a tus amigos.

-Ten, diles tú-medio sonrojado, nervioso y picado le respondí.

Mientras ella, eso mismo le decía a mis espesos camaradas de toda la vida, veía en su rostro la sensualidad con que movía sus labios, al decir “…se quedará conmigo…”. Su tenue sonrisa frente al móvil en aquel momento era la mejor razón para resucitar al olímpico Da Vinci e inmortalizar con sus óleos aquella cautivadora escena. “…esta noche…”. Su labios, mentón y lengua acabaron en tal coqueteo con mi móvil que hubiese dado mi alma al padre Lycaón para ser en ese instante mi propio celular o estar así de cerca. Mi hombre lobo interno babeaba de emoción, qué sexy se había convertido en esos instantes: Me derretí infinitamente ante su mujeril belleza aquella noche. Estaba embelesado.

Embelesado seguía por todos sus movimientos los días posteriores, y a mí me encantaba estar así. Pero ella seguía con Pedro aunque la relación era pésima. Me veía cada vez más, al menos, por la distancia de nuestras casas y la cogestión universitaria, dos veces por semana; y sentí que se le otorgaba un pequeño espacio a mi soledad sentimental. Pero no sabía qué hacer, ella tenía enamorado, aún. No era lícito cortejar a alguien así. No, no es lícito. Sólo quería esperar a que ella terminara, y hasta ese entonces recién cortejarla, pero antes de ello seguir saliendo con ella como amigos, sin cortejarla en manera alguna. Me sentía tan bien.
Amigos, analistas y catedráticos fueron oyentes de mi crucial historia. A todos les decía: “no es lícito, no es lícito cortejar a alguien con enamorado.” Y aunque algunos dudaban, otros me decían que era un huevón, que si ella salía conmigo era porque quizá quería algo más y que sólo faltaba que yo me atreviese a hacerlo. El Pedro ese, no sabe ni que nos vemos: no sabe nada. Ella muchas veces dice que no le gusta esa situación y más de una vez me pidió que le disculpase por meterle así en sus cosas. Pero a mí no me importa, yo sigo embelesado. Mas luego tomando conciencia me empezó a importar. Una parte de mi lupina existencia sabía que no estaba bien lo que hacía, y procuré por verla como una amiga. Sin embargo mientras más la conozco, peor es. Más la conozco para descubrirles sus defectos y abandonar el embelesamiento, pero resulta imposible. Más le digo “no” a mi mente y más mi mente se concentra en ella. Quizá sea el sueño del anillo un augurio fatalista, quizá no. Pero yo sigo creyendo que no es lícito cortejarla aún. No, no es lícito.

Jade, eres un amor imposible. Lo leí tanto en las novelas del Romanticismo que me parece que vivo una historia parecida. Pero no, no estoy enamorado, sólo me gustas y más que eso. Estoy embelesado, eso creo.

-----------------------------------------------------------------------------------------
Amados feligreses del blog de la Tierra de la Anchoveta, quiero hacerles saber que su amigo TucuyRicuy está representando a Chimbote en un blog de la capitalina Lima Limón denominado A Choteadas Aprendí, donde relato la historia de un adolescente que pierde su castidad a manos de una experimentada loba y se tiene fatal desenlace en: La Demostración (Capítulo I). Saludos para mi siempre infiel amigo Reinerín.

Vocabulario:
Oz: Dícese de una discoteca pequeña ubicada en Nuevo Chimbote.

10 comentarios:

  1. Enmarañada que hasta me hace recordarme..ummm,,,lo k empieza mal termina mal,,,dicelo a tu amigo (el obligado)nose puede construir un lindo paraiso en base a tinieblas!!!...Seguiras embelexado, o seudoenamorado x tu propia cobardia, definete, demuestrate a ti mismo que puees salir de la oscuridad de la confucion,,,mañana puedes estar arrepentido!!!

    ResponderEliminar
  2. y el camino que has elegido, paciente sebastian, es el camino mas sincero, dejar que pase el tiempo y que termine con Pedrito.
    A la vez es el más puro, no quieres que hayan cadenas que liguen a ella con el que será su ex.
    Yo te recomiendo, romantico sebastian, que te ensucies las manos y vayas por ella.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola amigos chimbotanos que aman Chimbote. Vuelvo porque les va a interesar este artículo que escribió una amiga para ElPaís (un pequeño diario español).

    Es sobre Chimbote, nada menos. Yo creo que debe estar publicado como un post en su blog. Dándole los créditos a Dianita claro.

    Este es el articulo

    http://www.elpais.com/articulo/Galicia/ayer/Malpica/pasa/Peru/elpepuespgal/20100107elpgal_12/Tes

    ResponderEliminar
  4. A ver, a ver, a ver, como buen chmbotano tengo que decir ... q OZ se presta y se presta mucho para los "embelesamientos" (no se si esta bien scrito ... pero q xu!) ... pero ya que vi la tan famosa telellorona o mais grande du mundu ... El Clon, puedo decir que esta pequena JADE, debe ser muy seductora como para poder causar reacciones como esa ... hasta parece que su imagen ronda mis recuerdos ...

    Seguire a la espera de mas JADE que pueda alimentar mi curiosa imaginacion!!!

    ResponderEliminar
  5. Asi pasa ....Uno siempre se fije en amores ajenos... por que cuando una esta sola nadie la mira... pues varón no esta con uno......Asi sea la mis mundo....Si no ¿Por qué esas mujeres estan solas .... A las personas les gusta lo ajeno, lo imposible, lo prohibido, la adrenalina de la juventud....Nada de formalismos...Asi es la vida ...Sino, no sería mundo...QUe Sebastián siga contándonos más que de los errores nace la perfección como decía Picasso.
    ANA MILE DIEZ CANSECO

    ResponderEliminar
  6. Otra vez vuelvo con tres arquetipos universales de la adolesciencia y juventud: el embelesado soltero, la comprometida y el enamorado celoso.
    Me da gusto saber que cada vez hay más lectores de mis pequeños relatos basados en recortes de la vida de mis amigos y algunas personales. Un saludo muy caluroso a mis beatos feligreses :P...ahora responderé....

    RESPUESTAS DEL TucuyRicuy:

    Para Artemily!!:
    Acabas de decir una verdad casi universal, la mayoría de veces lo que mal empieza mal acaba. El pobre de Sebastián anda embelesado y lucha para liberarse de aquellas cadenas, pero por otro lado el vacío que largo tiempo sintió lo encuentra llenado en la amistad de la susodicha Jade.

    Para reii:
    Total! primero dices que la espera es el camino más puro y luego recomiendas que el pobre de Sebastián se ensucie las manos. Puede resultar muy emocionante ensuciarse, pero todo mal podría terminar.

    ResponderEliminar
  7. RESPUESTAS DEL TucuyRicuy:

    Para reii(2):
    Los miembros del blog ya leímos la noticia, interesantísimo conocer la causa la mezcla gallega y chimbotana, de razón por ahí hay uno que otro colorado...
    Muy pronto estaremos lanzando post de ese tipo, así que descuide mi bien odiado reii

    Para Arqº Richard Vilela Jácobo:
    No sólo Oz se presta para los embelesamientos, sino cuanta discoteca haya. Tú gran discípulo del dios egipcio Path, a mí también me encanto el novelón del Clon. Como no olvidar a la llorona Jade XD pero esta es otra...Seguiremos alimentando tu curiosidad, de eso descuida, que para eso están los trovadores :P

    Para Ana Mile Diez Canseco:
    Tenes toda la razón mi, al parecer, soltera amiga. Creo que yo nuestras hormonas de atracción se activan más cuando tenemos pareja...¿o seá que es más emocionante luchar por lo prohibido? Lo prohibido tiende a ser siempre lo más atractivo y delicioso pero al fin y al cabo tiene un mal y triste final.

    ResponderEliminar
  8. Para Juany Sebastián. El camino más puro es el que yo no eleigiría, que se ensucie las manos.

    ResponderEliminar
  9. me gusta muxoo el blog

    ResponderEliminar

Vamos, no seas tímido. Exprésate. Comenta.