.
RSS Facebook Twitter YouTube

lunes, 25 de junio de 2012

Marcos Cancino López: Joven promesa de la gastronomía peruana


Marcos Cancino López (Jimbe) es un ejemplo de superación y fortaleza. A los 18 años llegó a Lima en busca de alcanzar el sueño de convertirse en Chef y vaya que hasta ahora ha dado pasos agigantados en su cometido. Fue segundo lugar en Mistura 2010, lo que le valió aparecer en un comercial y documental de Coca Cola, además ha participado como invitado en un conocido programa de televisión. En la siguiente entrevista conozcamos un poco más de esta prometedora aparición de la gastronomía peruana.


Han pasado dos años desde que obtuviste el reconocimiento en Mistura 2010, cuéntanos ¿cómo están marchando las cosas ahora?
Sí, ya casi se han cumplido dos años desde mi participación en mistura donde ocupé el segundo lugar a nivel nacional en el concurso “Joven Cocinero”. Fue una linda experiencia sin duda, pues aprendí y entendí mucho mejor mi carrera y lo que quiero para mi vida. Después del concurso me ha tocado vivir cosas impensadas, como grabar un comercial para Coca Cola y que además hagan un documental sobre mi historia, donde cuentan cómo empecé a luchar por este sueño que es convertirme en un gran Chef. Ahora trato de aprender de los chef más reconocidos de Lima. Estoy feliz a la espera de que me entreguen mi título, trabajando en un restaurant importante de la capital y dando lo mejor de mí todos los días.


¿Cuánto ha crecido profesionalmente Marcos Cancino, desde que te paraste en el podio de Mistura?
Yo creo que bastante, porque a veces uno puede tener muchas ideas en la cabeza pero si no las aplicas de nada sirve. Después de mistura creció mucho la confianza en mí. Siempre doy el cien por ciento en todo lo que emprendo. Estoy feliz de lo que hago aquí y lo más bonito es cuando la gente que conoce de gastronomía te reconoce y eso te motiva a seguir aprendiendo nuevas cosas. El mundo de la gastronomía es bien amplio y complejo porque un cocinero tiene que saber comprar, preparar, y sobre todo vender lo que uno produce.

¿En qué etapa de tu vida te diste cuenta de que lo tuyo era la gastronomía?
Cuando era pequeño me gustaban dos cosas: el fútbol y la cocina. Mis pasatiempos favoritos eran darle a la pelota y ayudar a preparar las comidas a mi madre; ella junto a mi abuela son excelentes cocineras y han sido los modelos que siempre he querido imitar. Desde los trece años comencé a ayudar en la cocina del internado de Moro, donde estudiaba la secundaria; en casa también observaba a mi madre cuando preparaba los platillos, hasta que me vine a Lima y me puse a trabajar como ayudante de cocina en un restaurante porque mi intención era convertirme en Chef. Poco a poco me fueron dando la confianza para sacar los platos con mi sazón. Así estuve trabajando hasta que empecé a estudiar la carrera y creo que el estudio afianzó este amor por la cocina que tengo desde niño, tanto que ahora todas las cosas que hago están relacionadas con la gastronomía.

No debe haber sido fácil dejar Jimbe, tu tierra natal, y enfrentarte al monstruo capitalino para lograr tus sueños. ¿Cuál fue el obstáculo más difícil que sorteaste?
No fue fácil porque crecí en la chacra junto a mi familia en un hogar muy unido; pero ya a los 12 años los tuve que dejar para ir a acabar la secundaria en Moro, donde estudié Mecánica Automotriz sólo por complacer a mis padres. A los 18 años decidí venirme a Lima a corretear este sueño que era la cocina; trabajé como ayudante en un restaurant, al principio tuve que arreglármelas solo para sobrevivir en una ciudad tan grande como la capital, con los riesgos y peripecias que eso implica; pero luego hablé con mi familia y ellos decidieron apoyarme. Estoy muy agradecido con mis padres y todo este éxito alcanzado hasta ahora se lo debo a ellos. La mejor manera que he encontrado para retribuirles su amor ha sido ocupar el primer lugar en mi clase, lo que permitió que mi profesor Chef me recomiende a un prestigioso restaurant de comida internacional donde ahora trabajo.

Te vimos como invitado en el programa televisivo "Oh! Diosas". ¿Te gustaría conducir, más adelante, un espacio gastronómico en la televisión?
Sí, estuve en el programa Oh! Diosas, un programa de Cable en la secuencia de gastronomía y fui entrevistado por el Chef Javier Ampuero. Preparé dos platos: una entrada y un plato de fondo. La invitación me la hicieron a raíz de mi participación en el comercial de Coca Cola. Sólo puedo decir que hablar y cocinar en vivo no es fácil, y con la cámara tan cerca mucho menos, pero bueno disfruté mucho la experiencia. Respecto a lo de conducir un programa, la verdad no he pensado en esa posibilidad aún, pero como digo la vida es de retos y si me toca más adelante conducir una secuencia de cocina bienvenida sea.

Coca Cola elaboró un Vídeo donde se cuenta tu historia de éxito. ¿Sientes que eres un modelo a seguir por otros jóvenes que persiguen sueños como tú lo hiciste?
Luego de mi logro en mistura Coca Cola me eligió para realizar un comercial y a raíz de eso grabamos también un documental donde cuento cómo fue mi historia de superación. No me considero un modelo a seguir porque cada uno es responsable de lo que le pasa en la vida. Asumo con mucha humildad y sencillez este buen momento y trato de sacarle el máximo provecho a cada experiencia. Si alguien se identifica con mi manera de ser, con la fortaleza que le pongo a cada cosa que realizo, pues lo tomo como un halago y una gran satisfacción porque todos podemos ayudar a mejorar la condición de nuestros pueblos si somos mejores personas, si alcanzamos nuestros sueños.

¿Está dentro de tus proyectos futuros poner algún negocio de comida en Chimbote o en tu natal Jimbe?
Claro. Estoy convencido de que hay mucho que hacer en el valle donde pasé mis primeros años. Pero por ahora debo afianzarme en la capital y seguir aprendiendo. Yo le debo mucho a mi pueblo y a mi provincia, lo justo sería devolverle un poco de todo lo que me dieron allí. 

¿Desde tu propia perspectiva qué se debería hacer para potencializar la riqueza gastronómica de nuestra región? 
Yo creo que a veces pecamos de sumisos y nos falta creer más en nosotros mismos. Si otros pueden hacerlo porque nosotros no. He aprendido que uno tiene que ser diferente. En Lima hay muy buenos platos y la verdad aquí se prepara exquisiteces que no tienen nada que envidiar. Nuestra provincia es una zona agrícola, producimos muchos ingredientes, además tenemos el mar y eso es mucha ventaja con respecto a otras regiones, sólo falta ser más creativos, innovar en la cocina para conquistar al comensal. También se necesita mayor preparación de las personas dedicadas a la cocina, educar a nuestra gente en la buena comida. 

Unas cortitas para cerrar la entrevista…
Bueno dale.
¿Dónde se prepara el mejor Ceviche?
Sin duda en Chimbote. Yo lo comí y lo como cada vez que voy.
¿Tú mamá Elena?
Mi todo. Mi me mejor amiga, mi fuerza y mi inspiración.
¿Un buen libro de cocina?
Arte y ciencia de la preparación culinaria de Jerald W. Chesser. 
¿La comida Internacional o la Comida Peruana?
La comida peruana siempre.
¿Iván Thais?
Un resentido.

1 comentario:

  1. Tengan cuidado con este Chef, es un estafador, le vendimos unos equipos de acero y no pago las letras firmadas.. y lo peor que lo traspaso a otra persona ... sin pagar. Y asi quieren triunfar engañando a otros.

    ResponderEliminar

Vamos, no seas tímido. Exprésate. Comenta.