.
RSS Facebook Twitter YouTube

sábado, 30 de noviembre de 2013

¿JUGOSO O SUDADO SOBRE LA MESA ES LO MISMO?


Investigación: Melissa Andrea Vásquez Príncipe
Redacción: Marco Antonio Silva Mantilla


Fotografía: Renzo Lomparte Sánchez
Seguro que usted en más de una ocasión habrá probado un suculento jugoso, plato elaborado a base de pescado (Tramboyo, Chita o cualquier otro que se adecué a la cocción necesaria para dar vida este potaje). De venta en las diferentes cubicherías, restaurantes y huariques de la ciudad, este plato ha sido destacado en algún momento como plato típico de la provincia. Una afirmación que requiere de un sustento histórico para corroborar que efectivamente aquí se elaboró por primera vez el aromático jugoso.

Indagando en el recetario peruano, que contiene nuestro vasto repertorio gastronómico, descubrimos que la receta que aquí en Chimbote se emplea para elaborar un colorido jugoso es casi la misma (salvo pequeños detalles en la cocción y empleo de algunos ingredientes como la chicha, que es usada en mayor o menor proporción) que se usa para la preparación del sudado de pescado, que para el Chef Gastón Acurio toma diferentes matices según la provincia donde se cocine y el pescado que se elija. En el norte, por ejemplo, es conocido el sudado de mero; en Chorrillos, el sudado de tramboyo; y en la Selva, el sudado cocido en hojas de bijao, llamado patarashca. ¿Estamos frente a un plato que recibe una doble denominación? O existe realmente una diferencia considerable en la elaboración del jugoso y el sudado que los hace dos platillos distintos. En busca de respuestas que nos ayuden a esclarecer esta encrucijada culinaria visitamos los restaurantes y huariques donde el jugoso (que algunos insisten en llamar también sudado) es preparado con maestría.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Leyendas de Chimbote: Tarrata y Pichuzo

Un texto de Dan Ruíz Castillo
Los violadores del pantano
No hay registros documentales. Y los que tienen menos de 40 años ni se los imaginan. Sin embargo, los ancianos, a quienes muchas veces no prestamos atención, saben de ellos. Estas son dos historias construidas con pequeñas gotas de sangre: ‘Pichuzo’ y ‘Tarrata’, los monstruos del pantano.

Representación Tarrata y Pichuzo en acción. Ilustración: Juan Antonio Alvarez Gavidia

Las personas que vivieron entre los años 1960 y 1970 recuerdan ese tiempo como una época de inocencia pero al mismo tiempo como el brote del crimen. Los niños y algunos jovencitos (varones y mujeres) se bañaban juntos, tal y como vinieron al mundo, en el cauce del río Lacramarca, en el pantano que asomaba en los límites del sur de la ciudad o en el mar que recorría la costa. Por entonces podías tener al frente a tu mejor amiga o amigo completamente desnudos sin que el morbo aflorara en la mirada. Quien se desnudaba no tenía vergüenza ni temor, porque sabía que no sería agredido. Así se vivía antes. Muchos piensan que era el paraíso. Sin embargo, de repente todo cambió. De entre las eneas y charcos del pantano comenzaron a aparecer dos hombres extraños, difíciles de interpretar, violentos, que usaban filudos cuchillos para someter a sus víctimas. La gente empezó a decirles: los ‘monstruos del pantano’. A partir de entonces el miedo se instaló en la mente de los chimbotanos.

martes, 26 de noviembre de 2013

La moda, el modelaje y las modelos en Chimbote: Una mirada crítica

Por César Sánchez Lucero

La moda es celebrada en el museo y relegada al trastero de las preocupaciones intelectuales reales: está en todas partes, en la calle, en la industria y en los medios, pero no ocupa ningún lugar en la interrogación teórica de las mentes pensantes.
-De “El imperio de lo efímero. La moda y su destino en las sociedades modernas”, Guilles Lipovetsky-


La Moda
Hablar de la Moda es hablar de un conjunto de códigos que se renuevan con la velocidad de la tecnología. Estos códigos construyen discursos sociales que tienen incidencia material (a través de la ropa, por ejemplo) en nuestra realidad cotidiana, definiendo identidades y modificando patrones de comportamiento y consumo. El sociólogo francés Guilles Deleuze explicaba que la sociedad es un cuerpo de flujos que son codificados por la “Maquinaria deseante” (que era como él llamaba al Capitalismo): “(…) el peinado de la joven no es el mismo que el de la mujer casada, no es el mismo que el de la viuda: hay todo un código del peinado...”. Y como estamos “condenados” al sentido, o mejor dicho, a construir el sentido (Landowski dixit) a partir de esos códigos, entonces nos vemos también obligados a relacionarnos con la Moda desde diferentes campos del quehacer humano.


viernes, 22 de noviembre de 2013

LA ÚLTIMA TARDE CON JAIME GUZMÁN ARANDA

Por Marco Antonio Silva Mantilla
Jaime Guzman Aranda
Los locos abren los caminos que más tarde recorren los sabios.
Carlo Dossi

Seis meses después de que se bajará el telón de la vida para el escritor, poeta y editor Jaime Guzmán Aranda, su familia, amigos, escritores, lectores y todo aquél que tuvo la oportunidad de cruzar palabra alguna en su oficina, la calle o durante la presentación de uno de las tantos libros que editó, aún sienten su inesperada partida.

A todos nos tomó por sorpresa el deceso de Jaime, “Jaimito” o “Loquito”, como lo llamaban con cariño sus íntimos. En Febrero lo había visitado para entregarle, como de costumbre, la última edición de la revista Operación Fishland, pero no lo encontré. Uno de sus familiares me informó que se hallaba en el Hospital de Essalud realizándose un chequeo médico. Algo de rutina nada más. Por entonces una leve gastritis fastidiaba su organismo. Nada que un tratamiento oportuno pudiera controlar. Pero el cáncer es un enemigo silencioso que se mueve con insania y suele manifestarse en su fase terminal.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Daniel Cortez Belepú: primero debe ser lo nuestro, después el resto.

Por: Marvin Zamora

Santos Dionicio Cortez Belepú (Sechura 1947), músico multiinstrumentista, compositor, arreglista y director de orquesta por vocación, por formación y por esos dones con que Dios premia a muy pocos; es conocido y reconocido como Daniel Cortez Belepú, llegó a Chimbote por los años sesenta, fue Integrante de los Rumbaneys, La gran familia, Los pasteles verdes, por citar a los más célebres. Autor de la letra y música de “A chimbote”. En marzo de este año fue declarado “Patrimonio Cultural Vivo de Ancash”. Militante eterno de la nostalgia y la cultura, devoto confeso de Chimbote, la tierra bella que lo ha visto crecer. Hoy conversamos con él sobre sus dos grandes pasiones: La música y Chimbote.