.
RSS Facebook Twitter YouTube

domingo, 14 de agosto de 2011

Hablando un poco del Mercado Modelo de Chimbote


Hacia los años 50 ya se avizoraba en Chimbote una época de bonanza debido a la embrionaria industria pesquera basada en conservas de pescado y al promisorio desarrollo de la industria siderúrgica. El rápido crecimiento de Chimbote, demandaba un centro de abastos al por menor, más grande que el único y pequeño mercado existente Alfonso Ugarte, que pudiera cubrir las nuevas y diversas necesidades de la población local emergente. Es por ello que con la disposición de la Municipalidad Provincial del Santa sea crea el Centro Comercial de Abastos Mercado Modelo de Chimbote el 4 de mayo de 1955, ubicado 

                   “…en la Manzana 31 entre la Avenida José Gálvez y los jirones Ladislao Espinar, Leoncio Prado y Manuel Ruiz, inscrito en los Registros Públicos Sede Chimbote, Registro de Propiedad Inmuelbe, en la Ficha N° 30378, con un área total de 10,000.00 (diez mil metros cuadrados), contando con la Declaratoria de Fábrica debidamente inscrita en los Registros Públicos y cuya superficie cuadrada es de 100 metros lineales por cada lado. El Mercado de abastos de 2 niveles, construido con material noble que cuenta con 389 unidades inmobiliarias entre tiendas, oficinas, puestos, zona de parqueo y aires, debidamente precisados en la Tasación hecha por el Conata, rigiéndose por el Régimen de Propiedad Exclusiva y Propiedad Común.

El mercado, según, el comerciante Santos Gavidia, tuvo inicialmente un promedio de 50 conductores, entre puestos, tiendas y oficinas, que fueron reubicados de una parada del pequeño Mercado Alfonso Ugarte, donde se encontraban en calidad de informales. 

En el año 1956 nace la primera y más grande siderúrgica del país, SIDERPERÚ, y en el año 1958 se da el boom de la pesca en producción de harina de pescado con Luis Banchero Rossi. Dichos acontecimientos fueron los factores de cambio que cayeron como anillo al dedo a los comerciantes del Mercado Modelo que reinvertían constantemente sus utilidades en capital de trabajo. 

Sin embargo, el entusiasmo emprendedor de los comerciantes carecía de una visión gerencial, o empresarial. Pues pese a tener un dirigente anual, estos no tuvieron la capacidad suficiente para establecer políticas o lineamientos sostenibles. Una consecuencia de esta dificultad se vio reflejada en el crecimiento desproporcionado del número de comerciantes que llegaron a abarrotar las veredas y pistas, en calidad de ambulantes, instalando incluso material inmobiliario para facilitar el almacenamiento de sus transacciones. 

El problema se hizo notar internamente cuando los comerciantes fundadores sintieron que sus ganancias eran mermadas por la presencia de los ambulantes invasores. Este problema se solucionó en el año 2000 bajo la gestión del entonces alcalde Guzmán Aguirre Altamirano, quien por resolución de alcaldía expulsó y reubicó a los 800 ambulantes -que se habían instalado- hacia el recién fundado Centro Comercial Ferroles. 

Con el descongestionamiento de los ambulantes, también se redujo el número de robos promedio y los comerciantes internos volvieron a ver incrementadas sus cuotas de ganancia. Con el pasar de los años, el Mercado Modelo, que pasó a ser el más importante de Chimbote, volvió que quedar chico frente al acelerado crecimiento de la población, por lo mismo, la necesidad del pueblo demanda que se privatice el Mercado para poder incrementar sus niveles de oferta dejando al libre albedrío de los emprendedores el rumbo del mercado sin restricciones mayores del Estado. Es así que en el año 1996 se da la: 

                “Ley de Privatización de Mercados Públicos N° 26569, y su Reglamento – Decreto Supremo N° 004-96-PRES y Normas Complementarias de Reglamento de Privatización de Mercados – Decreto Supremo N° 002-2000-PRES y demás normas modificatorias y complementarias en concordancia con la Ordenanza Municipal N° 011-2005-MPS que señala el Procedimientos de Privatización de los Mercados Públicos.” 

Dicha ley tuvo sus desencuentros internos entre las diferentes directivas, que no pudieron asumir el pago de la Merced Conductiva que se había disparado de 15 soles a 300 soles. El problema llegó a tener un tinte político con la gestión vigente, haciéndose imposible la privatización del Mercado Modelo dado que era requisito necesario estar al día en los pagos (lo que incluye la Merced Conductiva) para que se lleve a cabo la privatización. 

En el año 2006, bajo la gestión del alcalde en vigencia, Estuardo Díaz, se privatiza el mercado desobedeciendo la ley de privatización y la ordenanza municipal 011-2005 al haber excluido a más de 150 conductores de puestos. La ordenanza sostenía que de no ponerse de acuerdo los miembros del Mercado Modelo, la venta tenía que hacerse en forma individual y directa entre el conductor y la Municipalidad. 

Desde entonces se hizo marcado el divisionismo entre los comerciantes, una parte apelaba a la privatización excluyente, avalada por la Resolución 986 del 2006, y la otra a la venta en forma individual y directa entre el conductor y la Municipalidad. 

Con la gestión del alcalde sucesor, Guzmán Aguirre Altamirano (2007) se da la nulidad de la Resolución 986-2006 con la Resolución 200-2007, por haber desacatado la Ley de Privatización y la Ordenanza Municipal al haber excluido a más de 150 comerciantes. 

Este problema de mayor envergadura prevalece hasta la fecha, situándose todavía en las salas civiles del Porder Judicial, y ha causado que la situación del mercado permanezca estancada por años. Dicho estancamiento, entre otras cosas no menos importantes, no ha permitido solucionar el deterioro y descuido de la infraestructura inmobiliaria que reduce la calidad de servicio otorgada a los consumidores.

En este contexto, se prevé que a finales del presente semestre se inaugure el MegaPlaza de Chimbote, que aspira ser el primer centro comercial de la localidad. Frente a esta nueva amenaza, las fuertes caídas de los sectores pesca y siderúrgico, así como la controversia de la privatización, el Mercado Modelo, con 389 puestos, se sitúa sobre un panorama con horizonte incierto, que más de uno cree, que está destinado a desaparecer, de no solucionar antes sus problemas internos.

Juan Antonio  Alvarez Gavidia
https://twitter.com/#!/JuanAntonioAG

4 comentarios:

  1. Interesante. Sin embargo la experiencia de otros mercados ubicados en centros de ciudades (como sucede en Trujillo y Chiclayo) dice que estos mantienen su nivel de funcionamiento a pesar de la presencia de los grandes centros comerciales que suelen ubicarse a las afueras de la ciudad, y esto, mucho más si se trata de Chimbote, una ciudad en donde la mayoría de personas difícilmente se adecúe a la economía de un mall. Habría que darle mayor importancia al Mercado Modelo, porque por su ubicación y uso es uno de los principales centros de reunión y flujo de la ciudad y resulta lamentable que no esté en buenas condiciones. Felicitaciones, buen aporte!

    ResponderEliminar
  2. Evitando la congestión y libre tránsito , mas la erradicación de los comerciantes me parece que si sería un Módelo de mercado a seguir.

    ResponderEliminar
  3. Todo tiene su época de apogeo y decadencia , veo que lo mismo sucede con este Mercado , espero que se pongan de acuerdo todos los comerciantes y puedan hacer un gran centro comercial en el corazón de Chimbote.

    ResponderEliminar
  4. me supongo que el mercado mensionado tiene una junta directiva (registrado en registros publicos) y es el organo encargado de realizar todo tipo de gestion para llegar a la privatizacion. la municipalidad tiene que apoyar a que los posesionarios de los mercado sean dueños de su establecimiento para que puedan ser mejoras indibidualmente. y puedan dar realse a su distrito. yo no entiendo porque los alcaldes municipalidades en vez de apoyar tratan de estropiar de una o de otra manera

    ResponderEliminar

Vamos, no seas tímido. Exprésate. Comenta.